FIEB: una Fundación con "visón" de futuro ~ Bioblogia.net

5 de febrero de 2021

FIEB: una Fundación con "visón" de futuro

 

¿Te interesa conocer en profundidad el trabajo de un centro de cría en cautividad de fauna salvaje y de rescate de ejemplares del mercado negro?

¿Te suena de algo el visón europeo y su programa de reintroducción en la naturaleza? 

¿Te gustaría saber cómo colaborar con este tipo de proyectos de forma activa?

Si con este párrafo algo resuena dentro de ti, continúa leyendo porque la fundación FIEB nos ha contado un montón de cosas que seguro que te van a interesar. 



La Fundación para la Investigación en Etología y Biodiversidad (FIEB) es una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es desarrollar proyectos relacionados con la protección de la biodiversidad y con el estudio del comportamiento animal. Además, ofrece sus instalaciones a investigadores y organizaciones que trabajan en el ámbito medioambiental para que puedan llevar a cabo diferentes tipos de proyectos. ¡Y tú puedes ser uno de ellos! 

Gracias a Carolina Escobar, trabajadora y responsable de comunicación de FIEB, tenemos la posibilidad de conocer un poquito más del trabajo que realizan. Si no quieres perderte lo que nos ha contado, ¡sigue deslizando el ratón! 
                

FIEB es una organización joven, ¿cómo nace la fundación y cuáles fueron sus primeros pasos?

FIEB nace en el año 2012 como respuesta a la necesidad de marcar una diferencia en un planeta cada vez más afectado por las actuaciones del ser humano. Su finalidad es proteger y conservar la biodiversidad, empezando por el territorio donde se encuentra ubicado: Casarrubios del Monte, Toledo. En su primer año, el trabajo se enfocó en construir y adecuar sus instalaciones. En el 2013, se inicia la construcción de las 18 primeras naves del centro de cría en cautividad del visón europeo. Con el paso de los años, se ha aumentado la capacidad del centro hasta las 28 instalaciones actuales, ocupadas por 32 visones.

Imágenes 1 y 2. Okamika, una de las hembras de visón europeo nacidas en la temporada de cría de 2019 y Brooke, hembra de visón europeo nacida en Estonia fruto de un cruzamiento de un macho estonio y una hembra española. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

Imagen 3. Carmen Aranda, veterinaria y directora del centro de investigación de FIEB con tres crías de visón europeo de 30 días de edad. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 


En 2015 se firma el convenio con la Autoridad administrativa CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) con el objetivo de acoger ejemplares de especies provenientes del tráfico ilegal. Desde entonces, se han acogido más de 600 animales, brindándoles las mejores condiciones y garantizando su bienestar animal. Tenemos que recordar que el tráfico ilegal de especies es el tercer negocio ilícito más grande del mundo, y en FIEB luchamos en contra él. 
 
Imagen 4. Hembra de Búho real siberiano (Bubo bubo sibiricus), residente en el centro de rescate CITES de FIEB y procedente del tráfico ilegal. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB.

Imagen 5. Concón o lechuza bataraz austral (Strix rufipes), otra de las rapaces procedentes del tráfico ilegal. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

Con el paso de los años, se han habilitado las instalaciones para particulares o entidades que quieren llevar a cabo investigaciones en beneficio de la conservación de la biodiversidad. También han surgido nuevos proyectos, como la investigación de la Rinitis Infecciosa de la Tortuga Mora (Testudo graeca) o el proyecto de Restauración Ecológica en el entorno de FIEB. Con este último, se pretende recuperar el equilibrio del ecosistema a través de la siembra de especies vegetales autóctonas y la instalación de cajas nido para aquellas aves que se han visto obligadas a desplazarse a otros ecosistemas a causa de la acción humana. 

Imágenes 6 y 7. Ejemplares recién nacidos de Tortuga mediterránea (Testudo hermanni) y ejemplar de Tortuga mora (Testudo graeca), pertenecientes al proyecto Firmus graeca. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

¿Qué es lo más satisfactorio de trabajar en FIEB y de qué estáis más orgullosos?

Si hay algo que une a todo el equipo de FIEB es la pasión por la biodiversidad y el cuidado del planeta. Es verdaderamente satisfactorio trabajar en una entidad que se esfuerza por responder y actuar frente a los problemas que atraviesa la Tierra y que, dentro de sus posibilidades, intenta aportar su grano de arena para dejar un futuro mejor a las generaciones venideras. 

Trabajar en FIEB significa no mostrar indiferencia ante la emergencia ambiental en la que nos encontramos. Es concienciar a la sociedad sobre la importancia de la biodiversidad, es tratar de dejar cada día una huella positiva en este mundo, y todo ello nos llena de orgullo. 

¿Cuáles son los planes futuros que tenéis en mente para FIEB?

Para FIEB siempre ha sido importante la colaboración con diferentes entidades y ser una herramienta al alcance de la comunidad para resolver problemas que afecten el equilibrio de los ecosistemas. Por ello, en el futuro esperamos poder ampliar nuestra red de colaboradores e involucrar a más entidades, para que nuestra misión se conozca cada vez más y se logre crear conciencia sobre la protección y conservación de la biodiversidad

Dos pilares fundamentales para FIEB son ampliar conocimientos científicos y mejorar el conocimiento de las especies que se acogen. Por ello, día a día, nos esforzamos en el estudio de éstas, y fomentamos el intercambio con otras entidades, no sólo de las especies que acogemos, sino también de aquellas que puedan llegar a ser acogidas. 

Otro de nuestros objetivos es continuar con los trabajos de mejora de las instalaciones para proporcionar las condiciones adecuadas de los animales del centro, los verdaderos protagonistas de FIEB. 

Imagen 8. Nuevo reptilario, construido en 2020, para albergar todos los reptiles procedentes del tráfico ilegal. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

Imagen 9. Loris damisela (Lorius domicella), otra de las especies de aves que han llegado a FIEB tras ser incautadas por tráfico ilegal. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

 Siendo el visón europeo (Mustela lutreola) (VE) el mamífero más amenazado de España, tenemos varias cuestiones sobre este animal: 

¿Cuál sería, para vosotros, la mejor gestión que podemos hacer en nuestro país para su recuperación? ¿Qué creéis que es necesario para garantizar la recuperación del VE en España, sobre todo teniendo en cuenta que el visón americano (Neovison vison) (VA) está tan extendido?

La mejor gestión que se puede hacer es aunar esfuerzos entre todas las comunidades autónomas (independientemente de si tienen o no VE en su territorio) para mejorar la gestión de los espacios naturales y luchar en conjunto contra el visón americano, ya que es una de las principales causas de la extinción del visón europeo y actualmente se distribuye por todo el territorio español. 

Imagen 10. Llorente, macho adulto fundador, residente en FIEB desde 2019, que forma parte del programa de cría en cautividad de la especie. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

¿Hay algún ejemplar de VE en el centro que no se pueda reintroducir? 

Sí los hay. Debido a que la esperanza de vida en libertad ronda entre los 2 y los 4 años, a partir de los 4 años, se consideran demasiado mayores para su reintroducción. Por tanto, sólo se reintroducen en el medio natural animales jóvenes (máximo con 3 años) para aumentar así las probabilidades de supervivencia y reproducción. De esta manera, también se evita que visones europeos que no tienen posibilidades reales de reproducirse ocupen un nicho ecológico apropiado para el VE, ya que existe una elevada competencia. 

El resto de los animales, si no se reproducen en el centro, ya sea por edad, por motivos de salud o por problemas de comportamiento, pasan a formar parte de los programas de educación ambiental de los diferentes zoos que colaboran con el Programa de Conservación Ex situ del VE en España. 


Gracias al directo que hicisteis en Instagram durante la cuarentena del COVID-19, nos enteramos de que los machos nacidos en cautividad no se reproducen,

 ¿Cómo gestionáis esta dificultad? ¿Qué pasa con estos individuos cuando se reintroducen?

Desde hace varios años, durante la época de cría, se realizan estudios etológicos y fisiológicos (hormonales) con los ejemplares para poder determinar los posibles factores que influyen en la falta de comportamiento sexual. Es un problema que atañe a más especies que se crían en cautividad y condiciona mucho la disponibilidad de ejemplares disponibles cada año, ya que la continuidad del programa de cría sigue dependiendo de la captura de machos nacidos en libertad

Gracias a la experiencia adquirida durante los últimos años y a los resultados obtenidos en algunos de estos estudios, el año pasado hicimos un cambio en el manejo de las crías tras el destete para aumentar el periodo de socialización de los individuos. De esta manera pasan, aproximadamente, sus 6 primeros meses de vida acompañados de otros ejemplares, para que tengan la oportunidad de desarrollar y aprender otros tipos de comportamiento que pueden influir en la reproducción. 

Otro de los cambios que hicimos fue criar a dos machos de forma distinta realizando un “imprinting” o impronta genética con los técnicos, para ver si el hecho de estar más o menos acostumbrados al contacto con el ser humano puede hacer que estén más relajados y tengan comportamientos más normales en cuanto a la reproducción. Uno de estos dos machos, Otazu, copuló por primera vez este año 2020 dejando una camada de 4 nuevos cachorros, hecho que no sucedía en España desde 2017. 

Estos resultados son esperanzadores y esperamos que den sus frutos durante la temporada de 2021. 

Imagen 11. Crías de visón europeo con 15 días de edad durante un chequeo veterinario. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 
  
Imagen 12. Ciprian Petrescu y Carmen Aranda, veterinarios de FIEB, durante el chequeo veterinario de una camada de visón europeo. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 


Sabemos que conseguir dinero para el desarrollo de proyectos actualmente es todo un reto. 

¿Cómo se llega a los distintos acuerdos con los patrocinadores, gobiernos y entidades para conseguir financiación? Hemos visto que colaboráis con grandes empresas como Telefónica, Acciona, Bankia o Ferrovial. ¿Cómo habéis conseguido que participen con FIEB? 

En FIEB estamos buscando constantemente entidades, tanto públicas como privadas, interesadas en participar en la protección de la biodiversidad. Gracias a esta búsqueda constante, hemos podido presentar nuestros proyectos ajustados a las bases y requisitos de financiación exigidas, a las convocatorias que las diferentes entidades del sector público y privado abren, logrando así el apoyo necesario para poder llevar a cabo los diferentes proyectos. 

Por otro lado, las opciones de voluntariado corporativo y “Team Building” que tenemos para las empresas, han permitido que diferentes entidades colaboren con la Fundación, ya sea mediante la asistencia a jornadas de siembra de árboles o a donar materiales antes de ser desechados. Poder llevar el mensaje a las empresas implica tocar muchas puertas y hacer una buena presentación de la Fundación, labor que es llevada a cabo por el departamento de comunicación. 


Hemos leído en vuestra página web que uno de vuestros objetivos es la restauración ecológica de la finca donde se ubica FIEB.

¿Cómo estáis llevando a cabo esta restauración y qué dificultades conlleva? 

La restauración ecológica es uno de los proyectos en los que más retos enfrentamos, pues se requiere de un arduo trabajo por parte de la comunidad y no únicamente del equipo de FIEB. Para esto, hemos presentado varios proyectos a convocatorias que nos han permitido llevar a cabo muchas de las tareas necesarias para esta restauración, como la limpieza de los cauces de los ríos de Cuesta Blanca y Las Vegas, la instalación de cajas nido y la siembra de más de 15.000 árboles autóctonos. 

Imagen 13. Restauración ecológica en zonas dañadas por el uso humano. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

Para ello, hemos contado con la ayuda de diferentes entidades, pero el mayor reto ha sido intentar concienciar o sensibilizar a las personas que habitan en los alrededores del centro, especialmente acerca de la importancia de dejar de tirar basura en el campo como si de un vertedero se tratase. Es triste ver que, en cada jornada de recogida "basuraleza", encontramos más escombros y nuevas zonas donde los vierten. Si hay una gran dificultad en este proyecto es, sin duda, la falta de conciencia ciudadana. 

Imagen 14. Recogida de "basuraleza" del entorno del centro, a través del proyecto Libera, en el que FIEB participa desde hace dos años. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 
 
Imagen 15. La charca de FIEB es un humedal artificial que se construyó en 2013 y hoy en día constituye un oasis para aves, anfibios y reptiles. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

¿Qué tipo de voluntariados tenéis? ¿Puede cualquier persona ser voluntario en FIEB? ¿Qué habilidades adquiere un voluntario al haber trabajado con vosotros? ¿Se aceptan, asimismo, alumnos con proyectos de fin de Máster o tesis doctorales?

Existen tres tipos de voluntariado en FIEB en función del tiempo de dedicación. Existe la posibilidad de voluntariados intensivos (5 días a la semana), de fin de semana, o bien de 1 día a la semana. Eso sí, independientemente de la dedicación semanal, todos tienen un tiempo mínimo de permanencia en el centro, necesario para poder agilizar los periodos de formación y las tareas que se realizan. 

Los voluntariados van dirigidos a personas mayores de edad, dinámicas y con inquietudes relacionadas con la conservación de la naturaleza. Las tareas que se realizan en el centro son muy variadas: cuidado de los animales, mantenimiento, limpieza y enriquecimiento de las instalaciones, desarrollo de los programas de enriquecimiento ambiental de las diferentes especies, participación en los diferentes proyectos que llevamos a cabo, que varían en función de la época del año (recogida de muestras, procesamiento de muestras, digitalización de datos, recogida de datos de videovigilancia, etc.) y apoyo en el manejo de los animales cuando hay chequeos o tratamientos veterinarios. 

Imagen 16. Chequeo veterinario de un ejemplar adulto de visón europeo, durante el cual los veterinarios de FIEB toman muestras y comprueban el buen estado de este. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB.

También que aceptamos alumnos para realizar prácticas externas, así como para el desarrollo de sus TFGs, TFMs y tesis doctorales, siempre y cuando los temas elegidos estén relacionados con los proyectos que llevamos a cabo. 


Muchos miembros del Biogrupo estarían encantados de trabajar en un sitio como FIEB.

¿Qué requisitos buscáis en los integrantes de vuestro equipo? ¿Actualmente trabaja con vosotros alguien que fue voluntario o estudiante en prácticas? 

Todas las personas que trabajan actualmente en FIEB han sido voluntarias o estudiantes en prácticas previamente, excepto el personal de mantenimiento. Lo que buscamos siempre es gente dinámica y responsable, con mucha motivación e iniciativa, de mente abierta, capaz de entender la filosofía de la fundación que, a menudo, requiere que todo el personal participe en todas las tareas, sean de su ámbito y formación o no, y adquirir el compromiso de aportar el 100% de sus capacidades. Actualmente el equipo de FIEB está formado por una veterinaria, una técnica de fauna, dos biólogos, una publicista y tres personas de mantenimiento. 

Imagen 17. Imagen aérea del centro de investigación en Casarrubios del Monte (Toledo), donde FIEB desarrolla todos sus proyectos. Autor: Víctor Ortega, fotógrafo y responsable de comunicación de FIEB. 

🌱🌱🌱

Como ya es bien conocido por todas las personas relacionadas de algún modo con el medio natural y, a su vez, por cada vez más personas ajenas a éste, este tipo de centros y proyectos son vitales para crear conciencia ciudadana y ayudar a revertir o paliar todo el daño que se ha hecho y se sigue haciendo al medio ambiente. Si no fuese por centros de cría como FIEB, especies como nuestro querido visón europeo serían historia pasada y todas las especies requisadas en el mercado negro acabarían sacrificadas. 

Es importante reconocer su labor y poner en valor todo el esfuerzo e inversión necesarios para crear y mantener una institución de esta envergadura. Por ello, tu colaboración e implicación son clave para que su trabajo continúe. 

Tal apoyo puede llevarse a cabo de diversas maneras. Una de las formas más prácticas de colaborar es hacer un voluntariado, tanto individual como a nivel de empresa, con la opción de Team Building. También es importante darles voz, siguiéndoles, por ejemplo en sus redes sociales como Facebook e Instagram y compartir sus publicaciones o suscribirse a su canal de YouTube. Para aquellos/as que tengan la posibilidad de colaborar económicamente, en su web encontrarás varios modos, a través de la plataforma “Teaming”, donde se puede aportar desde 1 euro al mes, apadrinando uno de sus animales, mediante donativos, aportando material de su 

¡Entra en su página web en el apartado “Colabora” y descubre todas las maneras que tienes de ayudar! En esta misma página web podrás enterarte de todas las novedades y descubrir los proyectos que están desarrollando. 

Actualmente y debido a los efectos catastróficos que ha tenido la borrasca “Filomena” en el centro de la península ibérica, ¡nos necesitan más que nunca!. Muchas de sus instalaciones han quedado destrozadas aunque, afortunadamente, no ha habido que lamentar la pérdida de ningún animal. Les viene bien cualquier tipo de ayuda, desde material de obra restante y maquinaria hasta personal voluntario. Si tienes tiempo y/o medios para echarles una mano, puedes enviar un email a: info@fiebfoundation.org o realizar una donación en esta campaña organizada por El Ninja Verde y Aventuras Barbudas, o a través de la página web de HelpUp. Podéis seguir la evolución de los arreglos a través de su página de Facebook e Instagram. Desde aquí les mandamos mucha fuerza y ánimo para que puedan volver a la “normalidad” lo antes posible.

Por último, nos gustaría agradecer tanto a Carolina Escobar, la encargada de comunicación dentro de la Fundación, como a Carmen Aranda, directora y veterinaria del centro, por vuestra amabilidad, buena disposición y, sobre todo, por vuestro gran trabajo.

Esperamos poder dar a conocer FIEB un poquito más, y seguir extendiendo la sensibilización ciudadana. 


Autoras:


Elena Gutiérrez Ruiz
 es licenciada en Ciencias del Mar y Ambientales. Técnica en proyectos de investigación con cetáceos y tortugas marinas en varios países y educadora ambiental, principalmente en el medio marino. Actualmente técnica superior de medio ambiente en el ayuntamiento de Leganés, participando en el proyecto “Adaptación de espacios públicos al cambio climático”



Carmen Terán Mendoza
 es bióloga con un máster en Investigación Básica y Aplicada en Recursos Cinegéticos. Actualmente, trabaja como técnica de investigación con fauna silvestre. 



Coordinador:


Alejandro Corregidor Castro 
es estudiante de doctorado en la Universidad de Padova (Italia) estudiando el efecto de la actividad humana en las poblaciones de aves del Mediterráneo. Ha trabajado como investigador en comportamiento social de psitácidos, monitoreando aves marinas en Dinamarca, así como desarrollando un sistema para modificar y estudiar la temperatura interna de cajas nido de carbonero común. 

0 comentarios :

Publicar un comentario

Find your job here