Guía de búsqueda de hogar para biólogos y otros nómadas ~ Bioblogia.net

1 de mayo de 2015

Guía de búsqueda de hogar para biólogos y otros nómadas

Pasaporte español con 20 dólares
On the road again?

Como contaba el Bichólogo el otro día, los biólogos nos caracterizamos por cubrir amplios territorios durante nuestro ciclo vital, llegando a mostrar un comportamiento permanentemente nomádico, debido principalmente a la condición efímera de nuestros recursos tróficos.

Vamos, que nos movemos mucho con el trabajo.

Por poner un ejemplo: Así, a ojo, desde que terminé la carrera en 2004, yo he tenido que buscar casa nueva 15 veces, en 8 ciudades de 5 países distintos. Esto sin contar estancias cortas como congresos, temporadas de campo, mini-expediciones, vacaciones y escapadas...

Cuando vas a estar un tiempo considerable en el mismo sitio, tener un lugar al que poder llamar hogar es importante. Al final uno se adapta a lo que sea, sí... pero si uno no está bien en casa, difícilmente podrá concentrarse en el trabajo.



Refugio improvisado durante ruta cicloturista
Cuando son pocos días, nos podemos apañar con cualquier agujero, 

Lo ideal es encontrar un hogar bien comunicado, no muy caro, compañeros de piso sin muchos antecedentes penales o psicóticos...

¿Cómo se encuentra un sitio así?

Hoy pondré mi granito de arena compartiendo las cuatro cosas que he aprendido dando tumbos por el mundo. Nunca he usado todas estas “técnicas” a la vez (ni creo que haga falta...)

Pero quizá esta recopilación de consejos te pueda dar algunas ideas.

Con todos vosotros...

Cómo buscar nuevo hogar: El método (del) científico.

Fase I: Qué hacer ANTES de viajar

boarding gate to Kuala Lumpur

1. Crea un mapa personal de tu nueva ciudad en Google Maps 

Aquí guardarás la ubicación de tu lugar de trabajo y podrás ir añadiendo los pisos que visites para poder comparar distancias de un vistazo. También puedes ir localizando sitios de interés, como supermercados cercanos, bancos, etc. Eso te ayudará luego a valorar diferentes alojamientos según la ubicación y el acceso a servicios.

2. Familiarízate con tu nueva ciudad y sus condiciones inmobiliarias

¿Dónde te gustaría vivir? ¿Hay alguna zona preferida/desaconsejada? ¿Cuánto cuesta de media el alquiler en cada zona?

Si tu nueva ciudad es medianamente grande, mucha gente habrá estado ya en tu misma situación y podrás encontrar esa información online.

¿Dónde encontrar esa información?

Para mí, uno de los foros más útiles es Reddit, donde muchas ciudades tienen su propio “subforo”, y organizan en cómodos “wikis” todas las preguntas que se te puedan ocurrir. Por ejemplo, en el wiki de Nueva York puedes aprender detalles locales importantes, como qué es un "Winged" X bedroom (apartamento sin salón), o un "Boxed bedroom" (sin armario), dónde comer barato, o cómo funcionan los agentes inmobiliarios allí...

Pero la pregunta más importante es ¿con cuánto tiempo de antelación debo empezar a buscar piso? En ocasiones la situación requiere que empieces a buscar ¡meses antes de trasladarte!

¿Crees que exagero? Yo esto lo aprendí en Uppsala (Suecia).

Allí, y en muchas otras ciudades suecas, cada año cuando comienza el curso, hay ENORMES problemas con el alojamiento.

Por ejemplo, en septiembre de 2010, al comienzo del curso universitario en Uppsala, 8000 estudiantes todavía no tenían dónde dormir. Estoy hablando de gente en colchonetas en el suelo de iglesias, polideportivos, albergues...

¿Te parece increíble?

En Estocolmo eran 48000.

Y yo me enteré de esto cuando llegué... Por poco me ventilo en unos días el presupuesto para tres meses, a 150 euros la noche en un hotel. Por suerte me rescataron pronto, que si no, lo mismo me tengo que volver a España para no morir de frío en la calle.

Y eso me recuerda otro detalle importante: Calcular tu presupuesto.

¿Cuánto te puedes permitir gastar en el alquiler? Idealmente, lo máximo que deberías invertir en el alquiler es un 30% de tu presupuesto mensual, pero a veces es complicado ajustarse.

Para hacerte una idea de los precios, puedes hacer una búsqueda orientativa en las típicas webs de anuncios de segunda mano, dependiendo de tu destino. Por ejemplo:

- Si buscas piso en España: milanuncios, idealista, segundamano, loquo...

- En Australia, Sudáfrica, UK...  Gumtree

- En Suecia: Blocket

- En USA (y en muchos otros países) la web más popular es Craiglist.

Por último, hay montones de viajeros y expatriados como yo, que comparten sus valiosas experiencias en sus blogs y webs. aquí te iré dejando algunos ejemplos:


3. Haz contactos y ¡utilízalos!

Para comenzar la búsqueda activa de alojamiento, lo mejor es un contacto local.

¿Empiezas el doctorado en nueva universidad?¿Te vas de estancia breve? ¿Nuevo trabajo?
Tu jefe, tu director de tesis, o tu host durante la estancia breve será uno de tus primeros contactos. Pídele que envíe un correo en tu nombre a la lista de correo general de la institución. Escribe un texto presentándote brevemente y pregunta si alguien tiene un piso o habitación disponible.

En las universidades y otras instituciones de investigación es típico recibir un flujo constante de personal forastero/internacional; muchos miembros de tu nueva institución estarán acostumbrados a recibir recién llegados, tendrán una mente abierta a costumbres y culturas diferentes y, en definitiva, constituyen el mejor lugar donde empezar a buscar nuevo hogar.

Si eres científico, algunos países tienen plataformas especializadas que te pueden ayudar a encontrar alojamiento. En Europa hay varias, conectadas a través de la red Euraxess.

Por ejemplo, una de estas plataformas, Science Accueil, me ayudó a encontrar una casa estupenda en Orsay (Francia). ¡Tenía hasta piano!

Otro lugar donde hacer nuevos contactos locales es la comunidad Couchsurfing.

Esta web permite que viajeros de todo el mundo puedan alojarse gratis por un par de días en casas de otros viajeros, promoviendo un intercambio cultural. Yo la he usado varias veces y la recomiendo completamente.

En este caso, sin embargo, lo que te aconsejo no es quedarte en casa de nadie, sino usar la plataforma para hacer amigos en tu nueva ciudad. Los couchsurfers locales te pueden aconsejar sobre la ciudad, e incluso guiarte por ella cuando llegues. A menudo organizan reuniones para que la gente que acaba de mudarse se conozca, y bueno, en caso de emergencia, sí que te puedes alojar gratis con ellos un par de días.

Por ejemplo, en 2010 estuve viviendo 3 meses en Auburn (Alabama, EEUU). Antes de ir, pregunté en Couchsurfing y, aparte de hacer un montón de nuevos amigos, entre todos me ayudaron a encontrar una casa fantástica.

La primera noche, celebramos mi llegada con una barbacoa en el patio, y los días siguientes me llevaron de cervezas, a pescar, a hacer kayak, a pescar desde el kayak bebiendo cerveza...

Pescando desde un kayak
Buscando recursos tróficos alternativos.

4. Considera primero un alojamiento a corto plazo.

En un par de días se pueden ver muchos pisos, pero es un estrés. O puedes quedarte en el primero que veas, y cruzar los dedos para no arrepentirte en un par de meses.

Sin embargo, la mejor forma de buscar un piso de alquiler para una larga estancia es reservar con antelación una base de operaciones desde la cual organizar incursiones de búsqueda con calma, mientras te vas haciendo una idea de la ciudad.

Esta técnica la usamos cuando nos mudamos a Austin (Texas, EEUU) desde Suecia. Mirando en Google Earth y preguntando en foros, seleccionamos la zona más cercana a algún espacio natural (deformación profesional), desde la que fuera posible ir al trabajo, y alquilamos un Airbnb allí por un mes.

Y desde nuestra base de operaciones, buscamos tranquilamente el apartamento ideal :D

Ventajas de sitios tipo Airbnb

- Confianza. Puedes ver la casa por internet, leer opiniones de inquilinos previos...

- Todo listo para vivir desde el primer día. El nuestro tenía hasta cerveza en la nevera. No hay que buscar muebles, puedes lavar la ropa, cocinar y te ahorras tener que comer fuera... Es llegar, hacer la compra en el supermercado, y ya estás en tu casa. Y al día siguiente te puedes concentrar en trabajar.

¿Por qué un mes?

- Más barato: El precio por noche de un Airbnb puede ser tan caro o más que un hotel, pero las estancias a partir de un mes son mucho más baratas, a un precio equivalente al de un alquiler normal.

- Te conviertes en local: En un mes te da tiempo a conocer la ciudad, tus barrios preferidos, por dónde se puede ir en bici, dónde prefieres hacer la compra, haces amigos... ya no eres un turista.

- La ventaja de la antelación: Cuando un inquilino deja un apartamento, casi siempre lo hace con un mes de aviso. Si tú ya estás allí en ese momento, puedes ver el piso en persona y adelantarte al resto de candidatos que llegan más tarde a la ciudad. También, con un mes de antelación, te da tiempo a buscar muebles, organizar la mudanza, engañar a amigos para que te ayuden... :D

Airbnb es la más popular, pero si no quedan apartamentos disponibles, existen otras webs similares, como HomeAway, VRBO, TravelMob, Vacation Rentals...

¡Recuerda confirmar que tengan internet antes de hacer la reserva! Te será muy útil para la búsqueda.

(Si necesitas buscar un Airbnb, usa este vínculo, y nos ahorramos los dos 25$ en la próxima estancia)

5. Libera tu móvil antes del traslado.

Si viajas a otro país, conseguir rápidamente un número local te da muchas ventajas. No sólo por ahorrarte el tramo internacional, sino también porque la gente tendrá menos problemas y/o reparos en contactarte. Será más fácil encontrar piso, y al mismo tiempo favorecerás tu vida social.

Liberando tu teléfono antes de viajar, puedes comprar una tarjeta barata casi nada más aterrizar (o quizá incluso puedes conseguirlas por internet y activarlas a tu llegada).

Otra inesperada razón para conseguir rápido un número de teléfono local es que, a veces, en los formularios burocráticos online, el típico campo obligatorio del teléfono tiene la forma del número local, y no puedes rellenarlos sin un teléfono de ese país (te lo digo por experiencia grftx!).

Actualmente yo uso tres tarjetas (Suecia, USA y España), y las llevo en la cartera en una bolsita.

Simcards de diferentes países
Mi alijo internacional de tarjetas.

6. Protege tu privacidad, evita timos y sé selectivo.

La búsqueda de piso puede implicar exponer tus datos personales más de lo que te gustaría.

Por ejemplo, existe la tenebrosa posibilidad de que algún desaprensivo use tu dirección de email para buscar datos sobre ti en internet, y luego trate de engañarte.

Para evitar ser víctima de imaginativos timos, lo mejor es que te abras una nueva cuenta de email y redirecciones los mensajes a tu cuenta habitual. Así también evitas nuevas fuentes de spam, típicas en webs de segunda mano.

Por supuesto, evita incluir información personal, datos bancarios... y si no es un hotel o un airbnb o similar, huye de la gente que te pida transferencias y “reservas”.

Algo más que deberías hacer es revisar las opciones de privacidad del Facebook, para que tu futuro casero no encuentre esas fotos tuyas de fiesta que pueden hundir carreras políticas, y decida en consecuencia que no eres el más indicado para vivir en su cuidado apartamento.

Sin embargo, cuando estés buscando una habitación en un piso compartido, por ejemplo, sí te recomiendo dejar ver un poco de tu personalidad.

En tu email puedes dejar caer un comentario gracioso, alguna broma... Esto te servirá de filtro psicológico: Tu mensaje atraerá más a las personas que compartan tu personalidad, y te resaltarán sobre otros candidatos.

Y, al mismo tiempo, evitarás a aquellos indeseables que no comprendan tu fino y elegante humor :P

Otra ventaja es que es una forma original de conocer gente en tu nueva ciudad. Muy a menudo, así hice mis primeros amigos en bastantes lugares. Incluso, alguna vez, más que amistades...

Y no, no voy a publicar ninguno de mis mensajes. ;-)

Fase II: Cuando llegues a tu destino

biologo buscando piso en Paris
El bioblogo estudiando sus nuevos territorios parisinos.


7. Ahora comienza la búsqueda de verdad.

Desde el cómodo sofá de tu alojamiento a corto plazo, con tu teléfono local a mano, conéctate a internet. Abre en una pestaña tu Google Map y en otra pestaña abre la web de anuncios local (las del paso 2, más arriba). ¡Y empieza a organizar las primeras visitas!

En ciudades selectas, puedes usar estas geniales webs que los dioses crearon para hacernos la vida más fácil a los biólogos nómadas:

  • Padmapper (Fantástica: Rastrea resultados filtrados de webs de anuncios y te coloca los resultados sobre un mapa).
  • Walk Score (Da puntuaciones a los pisos según su accesibilidad, conexiones de transporte, servicios...).

8. Caminar es bueno.

Una vez en la nueva ciudad, camina desde tu lugar de trabajo en diferentes direcciones para hacerte una idea de los barrios circundantes .

De esta manera, aparte de conocer mejor la ciudad, puedes descubrir apartamentos que no se anuncian en internet.

9. Transporte alternativo.

Cuando las distancias sean largas, lo más fácil es procurarse una bicicleta barata. Es fácil encontrarlas en las mismas webs de segunda mano del paso 2.

A veces, otra forma de moverse rápido y gratis es a través de agencias. En algunas ciudades, como por ejemplo aquí en Austin, los agentes inmobiliarios son gratis para el que busca; cobran su comisión al dueño del apartamento.

Si quieres ver un apartamento anunciado por un agente, sólo tienes que llamar, decirle que no tienes vehículo y pedirle que te vaya a buscar donde sea. Te irán a recoger encantados.

Es una opción muy cómoda si en tu lista hay varios pisos de agencia para visitar. Además, suelen ser todos majísimos (de tu felicidad depende su comisión). ¡Algunos incluso te invitan a comer, entre visita y visita!

10. Lleva una pequeña cámara de video.


Después de ver dos o tres apartamentos, todos empiezan a parecer iguales y empiezas a mezclar datos. Al final del día no te acordarás de nada y decidirás por el entusiasmo o la sonrisa del agente de turno.

Aparte de una libreta, llévate una cámara que grabe video (el teléfono vale, pero la cámara es más cómoda y tendrá más batería).

Pregúntale a la persona que enseña el apartamento si le importa que grabes (nunca les importa). Mientras recorres el piso con la cámara, puedes ir preguntándole al casero todos los detalles (también puedes repetir las respuestas a la cámara si el sujeto habla bajito, o habla inglés cerrado: “ajá... 800 dólares, más fianza...”).

11. Sé memorable.

No sólo es importante recordar el piso. También es imprescindible dejar una buena y memorable impresión de ti, por ejemplo cuando hay tropecientos estudiantes visitando cada piso compartido y quieres que esa habitación perfecta sea tuya.

Para que se acuerden de ti, imprime unas tarjetas de visita con tus datos de contacto y una foto divertida. O, ya que estás, hazte unas profesionales, que luego te sirvan para congresos y conferencias...

12. Recopila y analiza tus datos.

hoja de cálculo

Cuando vuelvas a casa, vuelca la información que has recopilado durante el día en una hoja de cálculo.

Añade todas las variables importantes: precio, fianza, localización, distancias a lugares de interés, opiniones online, atractivo de los compañero/as...

Es muy fácil crearse una falsa impresión sobre cuál es la mejor opción dependiendo de lo bueno que sea el agente de turno vendiéndonos la oferta, o de lo cansados que estuviéramos, la hora y la luz a la que visitaste el piso... Es mejor dejar reposar todas esas sensaciones antes de decidir.

Así que usa tu formación estadística y analiza tu experiencia e información con objetividad. (Otra cosa no, pero los biólogos sabemos cómo tratar los datos.)

13. Negocia el precio.

Casi siempre hay espacio para negociación. No pierdes nada intentándolo, ¡así que pregunta! En los complejos de apartamentos funciona muy bien hablar de la competencia cercana:
“Ah, pero en los apartamentos Pepito nos dan el primer mes gratis...”
No falla.

14. Finalmente... Sigue tu instinto.

Mi último consejo es que no siempre hace falta seguir los consejos anteriores :P

Hay veces que entras en una casa, hablas un rato con el dueño o los potenciales compañeros y... Ya está. Sabes que serás feliz allí.

Así que, ¿Para qué perder más tiempo buscando?

Tampoco te agobies demasiado con la búsqueda, seguro que tienes datos más importantes que analizar...


############################

¡Espero que esta información te pueda servir en tus futuras migraciones!

¿Y tú? ¿Cuáles son tus trucos para buscar hogar?







4 comentarios :

Nacho Gacía dijo...

Vaya crack. Este post vale su peso en oro. Deberías haberlo publicado cuando yo me iba de estancias!! Yo recuerdo mucho una vez que buscaba piso y me acordé de ti y decidí escribir un mail como los tuyos, con cosas como "Ocupo poco, me vale una cama, un sofá, la caseta del perro..." Y funcionó!! Me dijeron que caseta de perro no tenían pero sí una cómoda habitación que me podían alquilar jejejej :P

Fernando dijo...

jejeje Aún nos quedan unas cuantas estancias, seguro!

Pedro dijo...

Muy buen post, ojalá lo hubiera pillado un par de meses antes, antes de venir a Londres de erasmus jejej.

Y enhorabuena por el blog en general, hay mucha info muy interesante!!

Fernando dijo...

Gracias, Pedro, mucha suerte en London!

Publicar un comentario

Find your job here