Para qué sirve un congreso científico y cómo aprovecharlo al máximo ~ Bioblogia.net

19 de mayo de 2015

Para qué sirve un congreso científico y cómo aprovecharlo al máximo

evolution conference brazil

¿Estás pensando en ir a un congreso? ¿Es tu primera vez? Aquí tienes algunas ideas para aprovecharlo mejor.


Hace algún tiempo, un estudiante de doctorado me contaba que no quería ir a un congreso, a pesar de que su directora de tesis le pagaba el viaje y la inscripción.

“Es que todavía no tengo resultados definitivos que presentar”- me dijo- “Cuando tenga algo interesante que llevar, entonces iré.”

Mmm... sí, da un poco de miedo llevar sólo resultados preliminares a un congreso donde probablemente un montón de investigadores experimentados presentará trabajos espectaculares, con montañas de datos recogidos durante décadas...

Vale, en parte lo entiendo... Pero tampoco se acaba el mundo si no tienes resultados definitivos. De hecho, la gente no va a los congresos sólo por el mero hecho de presentar su trabajo. Incluso es común que hasta algunos científicos de renombre vayan a congresos sin presentar absolutamente nada.

Pero entonces... ¿Para qué sirve un congreso?


Incluso si no tienes nada que presentar, ir a un congreso te puede ser muy útil, por ejemplo para:

Generar nuevas ideas

La rutina diaria del trabajo no suele ser el mejor ambiente para pensar en nuevas ideas. Entre hacer experimentos, pasar datos, analizarlos (y, algunos de nosotros, procrastinar...), casi nunca hay 5 minutos libres para idear nuevos proyectos.

En un congreso, sin embargo, te pasas 4 ó 5 días totalmente enfocado, pensando en ciencia. Tu cerebro se expone a decenas de novedosas aplicaciones y puedes hacer constantes paralelismos entre las charlas que escuchas y tu propia investigación.

El carácter intensivo de los congresos también influye en la fertilidad de tus ideas. Es como un curso intensivo de inglés, o como cuando instalas un juego y te pasas el fin de semana entero jugando. ¿A que te conviertes en un experto casi sin darte cuenta?

Recuperar la motivación

La investigación puede tener rachas monótonas y psicológicamente difíciles (ay, ese tramo final de la tesis...). A veces uno puede a llegar a olvidar por qué decidió estudiar biología y necesita hacer algo para recuperar la motivación. Como contaba el otro día, un método muy útil es, por ejemplo, salir un rato al campo y relajarse.

Al menos para mí, otra fuente infalible de motivación son los congresos. Aunque siempre hay algún ponente aburrido, algunos, ya sea por su forma entusiasta de hablar, o por lo espectacular de su investigación, pueden reconducir tu carrera en 15 minutos. También, recordar que hay un mundo entero de temas de investigación ahí fuera tiene un gran poder motivador. Algo que me encanta, como buen biólogo curioso, es la sensación de abrir el libro de resúmenes y planificar la mañana escogiendo entre tropecientas charlas interesantísimas.

conference behavioural ecology
¡Ésta es la mía!

Mejorar tus habilidades

Muchos días, después del lunch, procrastino un ratito viendo una charla TED en youtube, y aprendo montones de cosas aleatorias como trucos de magia, técnicas de dibujo, o cómo identificar una mentira. Además, ver TED talks me ayuda a mejorar mis propias charlas (o al menos, eso espero). Lo que sería ideal es poder ver y aprender de esas charlas en vivo, desde el público, observando en detalle todos los gestos del ponente.

Esos beneficios los puedes obtener en un congreso, donde además los temas tratados se relacionan mucho más directamente con tu profesión. Escuchando y observando el trabajo de otros, no sólo aprenderás nuevas técnicas e hipótesis y te pondrás al día de resultados novedosos, sino que también aprenderás a transmitir mejor tus propios resultados a través de tus propias charlas o pósters.

La utilidad más importante de los congresos

Dar una charla o explicar tu póster no es la parte más importante de un congreso. Presentar tu trabajo sólo es un medio para conseguir un objetivo mucho más importante:

Conocer a otros investigadores y relacionarte con ellos.

Ésta es la principal razón por la que la mayoría de la gente asiste a congresos. Es gracioso ver cómo los investigadores más senior van de un lado a otro saludando a amiguetes durante la pausa del café, como en una reunión de antiguos alumnos.
perth conference
A ver con quién hablo...

¿Por qué es tan importante relacionarse?

El caso es que trabajar en Ciencia tiene un alto componente colaborativo.
Los métodos son cada vez más especializados, y es imposible estar al día en todas las técnicas, por lo que se hace indispensable aunar esfuerzos entre investigadores con diferentes perfiles. Además, a la hora de conseguir financiación, los grupos más exitosos son aquellos que son capaces de responder preguntas mediante protocolos novedosos y técnicas variadas, por lo que existe una enorme presión para crear colaboraciones multidisciplinares.

Así, los congresos se convierten en verdaderas ferias de empleo donde los investigadores principales buscan colaboradores, y los jóvenes científicos promocionan sus habilidades específicas y tratan de hacerse un hueco en el “mercado científico”.

Para este segundo grupo de jóvenes biólogos, relacionarse con otros investigadores es doblemente importante, porque tiene otra utilidad: Crearse una reputación.
Hoy en día, tanto si quieres ser biólogo como, yo qué sé, economista, o traductor, tu éxito dependerá en gran parte de tu reputación. 

Asistiendo a congresos, poco a poco asociarás tu imagen a ciertos temas de investigación. Conocerás a los científicos que lees y citas en tus propios trabajos, y al cabo del tiempo, ellos te conocerán a ti, y te podrán recordar, por ejemplo, cuando estén buscando revisores externos para un artículo. Ser revisor habitual en ciertas revistas mejorará tu reputación como “experto” en el tema, y esa reputación te puede ayudar, eventualmente, a conseguir un puesto de trabajo.

Hoy en día, los contactos lo son todo. En un mercado de trabajo cada vez más global, competimos con un número de candidatos cada vez mayor. En esta situación, conocer a la persona apropiada puede suponer la diferencia entre ser seleccionado o suplente.

Y no me refiero a “enchufes” o tratos de favor. Entre tantos candidatos posibles, cada vez es más difícil sobresalir (y, para los empleadores, más difícil escoger). Así, entre dos candidatos de perfiles similares, un empleador no se arriesgará, y siempre escogerá a aquel que conozca, o que sea sugerido por una persona de confianza.

Por eso, las recomendaciones personales y cartas de referencia tienen cada vez más valor. Y para conseguirlas, necesitas relacionarte.

Bueno, toda esta teoría está muy bien, pero...

¿Qué cosas concretas puedo hacer para aprovechar un congreso al máximo?

Aquí tienes algunas ideas...

Cómo hacer contactos

Usa las redes sociales: Antes del congreso, la organización suele crear una cuenta de Twitter o un hashtag para el evento, asegúrate de seguirlo, escribe algún tweet, y pronto podrás contactar con otros asistentes. Durante el congreso, tuitea sobre las charlas que atiendas usando el hashtag.

tweets conference

Planifica tu congreso
En cuanto esté disponible el libro de resúmenes, descárgatelo y echa un vistazo: ¿Quién va al congreso? ¿Alguien que citas?¿Alguien que trabaje con algún tema de tu interés?

Haz una lista de personas que te gustaría conocer y prepara alguna pregunta para romper el hielo. A muchas personas las conocerás sin casi proponértelo, si intentas ser abierto y estás relajado. Lo importante es pasárselo bien y no forzar las cosas.
No te preocupes, tendrás múltiples oportunidades: la cola del café, pausas entre charlas, comidas y cenas, sesiones de pósters...

Para los contactos que te impresionen demasiado, puedes usar el “método Linkedin” y pedirle a alguien que os presente (Tu director de tesis te puede echar una mano con esto). Este método tiene la ventaja de que te hace más memorable. Por ejemplo, si tu director de tesis te presenta a un colega suyo, éste relacionará tu imagen con la de tu director, y le será más fácil recordar en qué trabajas.

Si tienes tiempo antes del congreso, lo ideal sería leer bien los resúmenes de las charlas y posters que te interesan y documentarte leyendo artículos relacionados. Si estás preparado, probablemente te surjan dudas y cuestiones: Sé valiente y levanta la mano en el turno de preguntas. Además de saciar tu curiosidad, te servirá de entrenamiento para hablar en público y te dará pie para continuar la conversación con el ponente después de la charla.

Apúntate a todo
Durante los congresos suele haber actividades organizadas... y planes inesperados. Anímate y únete a todo lo que te propongan. Y si nadie propone nada, sé valiente y ofrece tú un plan. Estas situaciones son a menudo el germen de las mejores anécdotas y múltiples oportunidades.

Por ejemplo, una vez, en un congreso en Sevilla (España), un amigo que formaba parte del comité organizador me invitó a unirme a un grupo que iba a salir a cenar por ahí. Por supuesto me apunté, y un rato después, en un bar de tapas, Amotz Zahavi me enseñaba con aceitunas una explicación alternativa de mis resultados basada en el Principio del Hándicap. Otra de esas inesperadas anécdotas de biólogos...

En la misma mesa, frente a mí, se sentó un profesor australiano. Entablamos amable diálogo, brindamos múltiples veces por las aceitunas de Amotz, y unos meses más tarde, esa divertida conversación me permitió visitar la Universidad Nacional Australiana, en Canberra. No veas qué alegría escaparme del invierno sueco por un par de meses en Australia.
bike path canberra
Mi ruta diaria al trabajo en Canberra incluía esquivar canguros con la bici

Sé flexible y crea tu propio plan

Recuerda que no estás en clase, y que la asistencia no es obligatoria. No tienes por qué hacer lo que haga la mayoría. Por ejemplo, quizá un grupo de congresistas, entre los que se encuentra el científico con el que te gustaría hacer una tesis doctoral, decide ir a desayunar a la misma hora que la charla plenaria. Puede que te compense no atender a la plenaria si así tienes oportunidad de hablar con un potencial futuro director de tesis.

Toma notas y fotografías

Cuando escuches una charla, apunta tus impresiones sobre la parte científica, sí, pero también fíjate en lo que te gusta y lo que no te gusta del ponente.
Cómo habla, cómo son las diapositivas, qué trucos usa para mantener la atención del público...
Oblígate a escribir al menos dos notas clave de cada charla que escuches: Una que resuma los resultados más interesantes y otra del diseño de la charla.

En las sesiones de pósters haz fotos o dibujos de los pósters que te llamen la atención. Una vez más, toma nota del mensaje científico y también del diseño: aprenderás un montón de trucos. Otro día hablaremos de trucos para posters y charlas.

Para tomar notas, lo mejor es tener un “cuaderno de ideas”. Las hojas sueltas y las notas escritas en el libro de resúmenes siempre se acaban perdiendo.

En el último congreso al que asistí, probé a usar una tableta (un ipad) con un teclado portátil. Creé un cuaderno específico para el congreso en Evernote y allí fui anotando todo lo que me parecía interesante. Es otra opción, aunque me sigue gustando más el cuaderno tradicional.

El cuaderno también lo puedes usar para apuntar el nombre, email y otras formas de contacto de las personas que conozcas. Junto a cada nombre, escribe una frase que describa a la persona y/o alguna acción que quieres realizar con ella.
Ej.: Marta Smith. msmith@email.ed. Fish biologist. => Enviarle mi artículo en Ecology y preguntar por opciones de postdoc en su lab.
Otra forma de recordar a nuevos contactos es hacerles una foto (con su permiso) sosteniendo su tarjeta de identificación. Luego te envías a ti mismo la foto, adjuntando la información relevante en el texto del email.

Logística

"Los congresos son muy caros y yo no tengo dinero."
No problem! Si todavía no has terminado el doctorado, tienes muchas posibilidades de conseguir ayuda económica para ir a congresos. Tras defender la tesis es un poco más difícil pero aún se puede.

Cómo conseguir financiación para asistir a congresos: 

La primera fuente de ayuda es tu director. Si es majo y tiene recursos, probablemente incluya tu asistencia a congresos como un gasto naturalmente asociado a su proyecto.

Independientemente de que tu director pueda ayudarte o no, siempre queda bien en tu curriculum conseguir financiación por tu cuenta.

¿Dónde conseguir ayudas para congresos?

  • La propia organización del congreso: Si participas con una charla o póster, muy a menudo la organización ofrecerá becas de asistencia. No dejes pasar los plazos, ni escribas el resumen el último día (¡todavía tengo que cumplir yo esto alguna vez!).
  • Tu Universidad: ¡Pregunta! Departamentos, rectorados, asociaciones de estudiantes... siempre hay convocatorias que nadie recuerda.
  • El Ministerio de Educación, gobiernos regionales y locales...
  • Tu colegio de biólogos (o como se denomine el “gremio” en tu país)
  • Revistas científicas. Por ej.: PLoS, J.of Cell Science...
  • Otras fuentes externas (bancos, asociaciones...): Por ej.: The Royal Society. Hay muchas diferentes, echa un vistazo en la web, por ejemplo en Universia.
  • Otra opción es colaborar en la organización del congreso a cambio de la inscripción. Esta opción suele estar abierta a los estudiantes de la universidad organizadora, y es una oportunidad fantástica. Como siempre, atrévete a preguntar, el “no” ya lo tienes.
Como último recurso, siempre está la opción de “infiltrarse”... Lo confieso, alguna vez, cuando me fue imposible conseguir financiación, me he colado en algún congreso. ¡Todo sea por la Ciencia!

Si lo haces, no seas aprovechado. No te pases cuando ofrezcan comida, no ocupes asientos cuando la sala esté llena, y no sé si sería buena idea arriesgarse a colgar un poster en algún hueco vacío, aunque probablemente sea posible...

Lo mejor es que alguien que sí tenga acceso eche un vistazo el primer día y evalúe la situación. Luego, el segundo día, cuando la mitad de los asistentes se haya olvidado la identificación, ya puedes intentar arriesgarte. No creo que nadie deba perderse una charla por no tener dinero...

Pero primero trata de agotar todas las opciones de financiación que te he dado, ¡no seas cutre!

Alojamiento

La organización del congreso suele aconsejar dónde alojarse, pero a menudo las opciones que se ofrecen son caras. Si tus finanzas lo permiten, lo mejor es alojarse en una de esas opciones, cuanto más cercana mejor: Así estarás en contacto con los otros asistentes y no tendrás problemas de transporte para participar en actividades.

Si el presupuesto es ajustado, toca ser imaginativo: compartir un Airbnb, contactar con estudiantes locales, couchsurfing... Quizá puedas aplicar algunas ideas de esta otra entrada.

Manutención

La comida organizada por el congreso, si es que existe, suele ser muy variable en cuanto a calidad y precio, pero la mayor parte de los asistentes probablemente la escoja como opción más sencilla. Recuerda: incluso si has pagado la comida organizada por el congreso, si alguien te propone ir a comer con otros congresistas a otro lugar, quizá merezca la pena gastarse un dinerillo extra.

Cuando falta presupuesto, imaginación de nuevo: Cantinas de universidades cercanas, cocinar en un apartamento, cebarte con las galletitas de la pausa del café...

Finalmente, mi última recomendación congresil es que disfrutes, hagas amigos y aproveches para viajar.

diving great barrier coral reef
¿Congreso en Australia? ¡A bucear en la Gran Barrera de Coral!

Las mejores oportunidades suelen aparecer ellas solitas, cuando menos te lo esperas, pero favorecen a las mentes preparadas (¡planifica!) y abiertas (¡relájate y disfruta!)

¿Qué consejos recomendarías tu? ¿Cúal es tu experiencia en congresos?



0 comentarios :

Publicar un comentario

Find your job here