Artículo invitado: “Mi experiencia aprendiendo a realizar documentales de naturaleza” Por María Blanco ~ Bioblogia.net

13 de noviembre de 2019

Artículo invitado: “Mi experiencia aprendiendo a realizar documentales de naturaleza” Por María Blanco

Conoce a la autora: María Blanco

Graduada en Biología, con un máster en Ecología y conservación por la Universidad Imperial College de Londres y un máster en emprendimiento por la Universidad Complutense de Madrid.

María es fotógrafa y bloguera. Échale un ojo a su web Conservation101, donde habla de temas relacionados con la conservación, sostenibilidad y los documentales de naturaleza. También puedes ver su portfolio en wildlifefrenzy  y conectar con ella en LinkedIn.

Dos meses jugando a ser cámara de naturaleza: lo que no te cuentan sobre la realización de documentales.

Como muchos de los lectores de esta web, crecí teniendo como referentes a Félix Rodríguez de la Fuente y a David Attenborough, rodeada de naturaleza y soñando con una vida llena de aventuras y descubrimientos. Por ello cuando surgió la oportunidad de aprender el proceso completo sobre la realización de documentales de naturaleza, no lo pensé dos veces.

Durante dos meses, acampé en Escocia, en la pequeña isla de Mull, con el objetivo de producir este video corto de 20 minutos sobre la naturaleza. 



Para poder hacerlo, tuve que aprender sobre el proceso de producción desde cero: desde montar el trípode hasta hacer una toma panorámica (técnica en la que se gira la cámara horizontalmente desde una posición fija).

Era (y aún soy) una completa novata. En un momento, pasé de mi pequeña réflex a tener en mis manos una cámara Sony FS7 con una lente de zoom Sigma 300-800mm (extensor x2).


A decir verdad, la primera vez que tomé la cámara, ¡tenía miedo de romperla! Pero, hay algo especial en observar la naturaleza a través de una lente.

No solo te permite disfrutar de especies y comportamientos que de otra manera serían difíciles sin un buen objetivo, sino también hay una emoción que viene con la grabación. Tal vez es sólo mi forma de verlo, pero me permite convertirme en un espectador, donde me encuentro profundamente concentrada en la grabación.

Por cierto, esto podría meterte en problemas si no tienes cuidado, pues nunca puedes olvidarte de tu entorno: ¡No querrías caerte, perderte ni acercarte demasiado a lo que sea que estés filmando!

Duro, pero gratificante

Sin embargo, por más idílico que parezca, es mucho trabajo duro. Y, debo admitir, a veces, incluso puede ser muy frustrante. Lo explicaré con un ejemplo: uno de mis objetivos cuando estaba en Mull era grabar nutrias. Con un poco de suerte, quería obtener algunas tomas de diferentes individuos y ambientes. Durante dos semanas, recorrimos lugares clave, preguntamos a muchas personas y trabajamos largas horas, pese a todo ello, en muchas ocasiones, la posibilidad de plasmar en mi cámara a mi ansiado objetivo no fue posible.



A veces simplemente tienes mala suerte. Esos días fueron largos. Montábamos las cámaras a las 6-7 de la mañana, generalmente bajo la lluvia, y nos sentábamos a esperar. Más tarde, cuando comenzaba a oscurecer, teníamos que recoger el equipo y buscar un lugar para establecer el campamento. En este punto, empezaba a perder la esperanza. Soy una gran fan de las nutrias, y pensé que llegaría a irme de Escocia sin ver ninguna.

Entonces, un día, conduciendo por la costa noto algo moviéndose por las rocas: “Dios mio, ¿Es eso una nutria?”.

Me gusta pensar que el trabajo duro atrae la suerte, pero a veces, la suerte simplemente llama a tu puerta.




Sorpresas inesperadas

Aunque ciertas escenas son muy importantes, y permiten describir una historia alrededor de ellas, no todo lo que vamos a grabar será súper excitante.

Uno de mis días de rodaje más emocionantes fue filmando tritones. Los encontré por casualidad, en un pequeño estanque junto a la carretera, mientras buscaba un lugar adecuado para montar la cámara para grabar águilas. Las siguientes horas las pasé esperando pacientemente a que los diferentes tritones salieran a respirar o quisieran moverse de debajo de las hojas. Eran tan rápidos y salían tan poco, que me costó convencer a mis compañeros de que de verdad había tritones en el minúsculo charco.





Creando una historia

Otro desafío fue escribir el guión. De hecho, tuve que decidir si prefería escribir un guión antes de la filmación o, grabaría lo máximo posible para luego escribir un guión en base al material conseguido. La verdad es que en el momento, no pensé que fuera posible salir a grabar sin un guión. Supongo que, estamos influidos por las grandes producciones, que tienen que tenerlo todo muy bien planeado.

Pero, en realidad hay ventajas y desventajas de ambos enfoques: por ejemplo, ¿qué sucede si no consigues todas las tomas necesarias especialmente si es una de las escenas claves de tu guion como la nutria en mi caso? Entonces, ¿debería simplemente salir y grabar sin una guía? Bueno, si optas por esto último te arriesgas a perder la oportunidad de conseguir esa toma, malgastar demasiado tiempo en un solo lugar u olvidar ciertos planos generales.

En mi caso, elegí escribir el guion de antemano lo que me llevó emplear bastante tiempo pero, como fanática de las listas y la planificación, era sin duda mejor opción disponer de un plan para no liarme horas a grabar tritones.

La importancia del sonido

Otra de las ventajas del guión es que te permite planificar la grabación de sonido (al final del post hay una lista de recursos donde conseguir música y sonidos de manera gratuita). El sonido en un documental de naturaleza o, incluso, una película, es realmente importante, pero es algo a lo que, como espectador, no solemos prestar mucha atención. A menos que sea malo.

Y esa es la clave. Si el sonido se graba correctamente y se combina bien con las imágenes, nadie lo notará. Pero, si el sonido está mal grabado o no encaja bien con las imágenes, TODOS lo notarán.



Una de las dificultades que encontré durante la grabación de sonido fue controlar el ruido que yo misma generaba. El ruido al caminar, respirar o mover el micrófono, afectará la grabación. Esto puede sonar obvio, pero, en un lugar donde hace frio o llueve, dejar el impermeable en el coche es una decisión difícil.

Además, hay que tener en cuenta las diferencias entre grabar video y audio. Una buena lente puede ahorrarte muchos problemas, pero el zoom solo graba imágenes. Para grabar sonidos, se necesita un micrófono, que generalmente está relativamente cerca... Permíteme brindarte un ejemplo visual de lo que estoy tratando de decir:



Y, por supuesto, no puedes hablar de sonido sin pensar en la música y la voz en off. Si por casualidad le echas un vistazo a mi video, te darás cuenta rápidamente de que era la primera vez que hago una voz en off y además pude comprobar que era incluso más vergonzoso estar delante de un micrófono que delante de una cámara. De hecho, de repetir tantas veces el guión, terminé memorizándolo.

Además, al no ser nativa inglesa, tenía que hacer un esfuerzo adicional para que mi acento se entendiera sin problemas.

Añadimos un grado más de complicación si no puedes controlar el ruido ambiental: el interior de un 4x4 no es exactamente comparable a una habitación insonorizada (!).

Editando

La verdadera magia sucede durante el proceso de edición, cuando las imágenes desordenadas se convierten en una historia. En mi caso, eso significó pasar largas horas dentro del automóvil con el generador en funcionamiento, ya que la edición en 4K consume rápidamente la batería del portátil. Si, no era lo más ecológico, que digamos.



Para crear la historia, a veces, tenemos que renunciar a tomas que realmente nos gustan. Durante mi tiempo en Mulll, tuve que crear un video de 20 minutos, lo cual es bastante teniendo en cuenta que sólo tenía dos meses, por lo tanto, terminé usando la mayor parte de mi material decente. Aún así, tuve que aprender a realizar cortes, incluso en ciertas secuencias que consideraba muy emocionantes, para evitar que resultara aburrido.

Life on location

Y ¿qué pasa cuando no estas grabando, escribiendo el guión o archivando horas de grabación?

Pues, al estar acampando toca montar las tiendas, cocinar, limpiar platos y ocasionalmente darse una ducha (si es que bañarse en un río de agua Escocesa helada puede considerarse una ducha).

Entre la comida, ollas y utensilios de cocina, cámaras y objetivos, trípodes, baterías, portátiles, discos duros, ropa de abrigo, combustible y demás equipo necesario, se acumula mucho material, por lo que es importante mantenerlo todo organizado.

El equipo tiene que estar siempre cargado y a mano: ¡no querrás perderte una buena toma por no tener batería! De hecho, nos pasó algo similar: un día encontramos de casualidad, un águila ratonera comiendo los restos de un conejo. Cuando terminamos de montar la cámara, el águila se asustó por un coche que pasaba cerca y salió volando. Aunque esperamos escondidos el resto del día, el pájaro no apareció. Una verdadera pena.






Algunas notas finales:

Durante estas palabras, he estado hablando de la cara menos glamurosa del proceso por el que pasé para grabar y producir mi video de naturaleza. Sin embargo, no quiero desmoralizar a nadie con mis palabras, de todas formas, la mayoría de los espectadores de esta web ya sabeis lo que es el trabajo de campo ☺

Desde mi pequeña experiencia, puedo afirmarles que este es un campo muy competitivo y en el que tendrían que trabajar muy duro (pero, ¿cuál no lo es?). también puedo decir que es un campo muy gratificante.

Detrás de la cámara, eres un espectador del que no se espera nada. Esto te permite sentarte y disfrutar. También te permite observar la naturaleza y el mundo que te rodea. Comienzas a conocer a los diferentes individuos y sus territorios, las horas del día que son mejores para salir a grabar, e incluso cuáles son los mejores lugares para ver nutrias.

Y, aunque en ciertos momentos puede ser frustrante, ese momento, cuando sucede lo inesperado, hace que todo valga la pena.

Gracias!

Maria Blanco



Recursos útiles a la hora de hacer vídeos:

Programas de edición

En mi caso utilizo Premiere, pero existen programas gratuitos que ofrecen muchas posibilidades. Para empezar, podemos utilizar iMovie (en caso de Mac) o Movie Maker (Windows). Otras opciones a investigar son: Lumen5 (https://lumen5.com/), Wondershare Filmora (https://filmora.wondershare.com/) o Final Cut Pro (https://www.apple.com/final-cut-pro/).

Música y sonidos

Utilizar música (Royalty Free) Creative Commons, a ser posible CC by - SA. Esta licencia permite modificar y utilizar la obra para propósitos comerciales. Recuerda siempre especificar al autor (no es necesario en todos los casos, pero es una bonita costumbre). Si quieres leer más sobre licencias, échale un ojo a este post (https://creativecommons.org/licenses/?lang=es_ES). Algunas páginas donde encontrar música y sonidos:


Lecturas recomendadas

Untamed science: tienen un montón de vídeos, desde muy básicos hasta muy específicos sobre edición, grabar en el campo, como montar un estudio, gimbals...etc.

Wildlife training: Colección de empresas y cursos para aprender a filmar.

Wildeye.com - esta web es una base de datos de productoras, trabajos y personas relacionadas con el mundillo. Además, también podrás encontrar libros y consejos para aprender a realizar vídeos de naturaleza.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Find your job here