Trabajar en Conservación como Biólogo Mercenario: Mi experiencia tras dejar la Academia ~ Bioblogia.net

9 de junio de 2019

Trabajar en Conservación como Biólogo Mercenario: Mi experiencia tras dejar la Academia

experiencias biología conservación

You can read (and share!) this article in English here.

Tras terminar la carrera en 2004, lo primero que hice con mi flamante título de biólogo fue pasar tres años trabajando en conservación, para organismos públicos y privados. Después, sentí la llamada de la Ciencia, hice el doctorado, y pasé la siguiente década investigando sobre comportamiento animal, evolución y cambio global.

Fue fantástico.

Sin embargo, una mañana especialmente calurosa de Septiembre de 2016, en mi casa de Austin (Texas), mi carrera profesional volvió a tomar un desvío.

Estaba escribiendo en el portátil el proyecto para mi siguiente postdoc, describiendo cómo planeaba usar cierta técnica molecular en el laboratorio, y me detuve a media frase. Cerré el archivo, abrí google en una pestaña del navegador y tecleé: “biologist jungle job”.

Y nunca terminé de escribir aquel proyecto de postdoc 😅

En vez de ello, pasé los siguientes dos años y pico, hasta hoy, viajando por el mundo, trabajando como biólogo de campo en proyectos de conservación y educación ambiental, básicamente viviendo de mi mochila.



Hoy no voy a hablar de mis razones para dejar la Academia (eso requeriría un artículo muy distinto), pero sí te diré esto: Aunque aquel momento sentí miedo al cambio, ahora, cuando miro atrás, me doy cuenta de cuánto estoy disfrutando esta nueva etapa de mi carrera profesional.

Voy a compartir contigo algunas experiencias memorables que he vivido durante estos últimos años (algunas en claro contraste con algunas de las cosas raras que he hecho otras veces) y te contaré lo que he aprendido este tiempo trabajando como mercenario de la biología :)

1. Guiar expediciones como científico de la British Exploring Society

Fernando Mateos Science Leader
Foto: Alex Mallison
La British Exploring Society fue lo primero que encontré cuando busqué en Google "biologist jungle job" (por cierto, vaya forma cutre de buscar, en casa del herrero...😅). 

Esta organización benéfica estaba buscando un biólogo aventurero para unirse a una expedición de 50 jóvenes exploradores por la Amazonía Peruana. Eché la solicitud directamente, en vez de acabar de escribir aquel proyecto para pedir postdocs, y aquello fue, probablemente una de las mejores decisiones de mi vida.

Aquel viaje - aparte de hacer realidad un sueño de mi infancia- sirvió como catarsis profesional. Como reiniciar el móvil. Como reinstalar Windows.

No sólo porque me hizo descubrir una vocación (hasta entonces, desconocida) por la educación y el desarrollo juvenil, sino también porque allí conocí a un grupo de locos de la vida con profesiones extrañísimas. Ellos me mostraron que podía hacer lo que me diese la gana, que podía diseñar mi carrera profesional sin tener que ajustarme a expectativas ni convenciones.

Tras aquella primera expedición a la selva, seguí trabajando con ellos, y hasta ahora he guiado otras dos expediciones al Yukon, en Canadá y por las Highlands escocesas. Este próximo verano 2019, nos subiremos a uno de los barcos veleros más grandes que aún están en funcionamiento y navegaremos como piratas, desde Reino Unido hasta Islandia, para luego explorar volcanes durante dos semanas más. ¡Tremenda aventura nos espera!

2. Rastrear linces en la nieve

rastreando fauna

Estos dos últimos inviernos debo haber caminado cientos de kilómetros con raquetas de nieve, rastreando linces entre bosques y montañas. También he seguido el curso de docenas de arroyos helados, buscando huellas y señales de nutrias.

Para mí, es muy difícil imaginar un trabajo más bonito.

Está claro que he hecho muchas otras cosas interesantes durante mi carrera, pero esto es algo que siempre había soñado hacer como biólogo; ¿por qué no intenté hacerlo antes?

Esta experiencia me ha enseñado que es muy fácil dejar que la vida se te pase sin darte cuenta y, si no cambias las cosas a tiempo, las cosas te acaban cambiando a ti.

Recuerda parar de vez en cuando, levanta la vista y analiza bien dónde te encuentras en la vida. No te conformes: ¡hay tantísimas cosas por probar!

3. Escalar una torre de 172 metros para monitorear nidos de rapaces

anillando halcones

El año pasado escalé la torre más alta de una central termoeléctrica para anillar cuatro pollos de halcón. No estoy seguro de si esa escalada en sí fue una de mis experiencias favoritas, pero de lo que sí estoy seguro es de que no lo voy a olvidar en mucho tiempo

¿Recuerdas, al principio, cuando comentaba que dejar la Academia daba un poco de miedo? Jaaa! No sabes nada, Jon Nieve. Mientras me agarraba aquella escalera de hierro oxidado con todas mis fuerzas, descubrí lo que es el verdadero terror 😂

Una central termoeléctrica al uso

Sin embargo, al mismo tiempo, ¡estaba disfrutando un montón!

También, incomprensiblemente, me sentía muy relajado: Como estaba tan concentrado en no morir, mi cerebro no tenía tiempo para estresarse con chorradas o preocupaciones sin importancia.

Esta sensación (me refiero a la concentración, no al pánico descontrolado) ha sido una constante durante los últimos dos años. Ahora soy capaz de concentrarme durante horas, sin sentirme cansado, simplemente porque ADORO cada minuto de este trabajo.

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste así de concentrado? ¿Eso que llaman “flow”? Pon atención e identifica esos momentos, esas actividades que te hacen sentir así: Eso es una pista de hacia dónde deberías redirigir tu carrera profesional.

4. Hablar sobre inteligencia artificial en la sede central de Microsoft en Praga

Hablando en público sobre conservación

Probablemente, otra de las razones que me hacen sentir tan concentrado y motivado es que estoy haciendo muchas cosas distintas. Tengo un millón de proyectos distintos donde elegir concentrarme y cada semana tenemos sesiones de “lluvia de ideas” - a menudo compartiendo una botella de vino - para generar nuevos proyectos.

En mi día a día tengo retos constantes: Resolver problemas en el campo, diseñar experimentos, analizar datos, escribir artículos…

Hace sólo unas semanas, varios representantes de nuestra ONG de conservación, Alka Wildlife, fuimos a Praga a estudiar posibles proyectos que podían beneficiarse de la ayuda tecnológica de Microsoft. Estamos probando maneras de usar herramientas de inteligencia artificial y aprendizaje automatizado en nuestros proyectos de conservación.

En ese momento que ves en la imagen, cuando subí al estrado para explicar cómo usaríamos esa tecnología para monitorizar y conservar la biodiversidad, me di cuenta de que, naturalmente, aunque ya no trabaje asociado directamente a la Academia, nunca dejaré de ser un científico. 

5. Trabajar en un documental de David Attenborough

Fernando Mateos-Gonzalez BBC Natural History Unit

Claro. Si tuviera que elegir el momentazo absoluto, la experiencia más chula de estos últimos años como biólogo mercenario, tendría que ser éste. Un auténtico sueño de biólogo, hecho realidad: Una expedición de un mes a la Amazonía Peruana, contratado por la BBC para hacer de asistente de campo de un equipo de filmación, consiguiendo escenas para un nuevo documental estrella, de esos que narra el mismísimo Sir David Attenborough. 

Colocando cámaras trampa, rastreando fauna, deslizándome sigilosamente desde mi hamaca para meterme en el hide antes del amanecer…

Menuda pasada. ¡Este otoño en vuestras pantallas!


Y... 5 + 1: El Renacimiento de bioblogia.net 😊

bioblogia.net

Finalmente, otro cambio inesperado de estos últimos años es el resurgir de mi motivación para ayudar a jóvenes colegas tratando de encontrar trabajo en conservación, medio ambiente y biología.

No tengo ni idea de dónde estoy sacando la energía (¡son las 5:40 am ahora mismo!), pero tengo la sensación de que cuanto más trabajo, más quiero hacer en bioblogia.net también….
Quizá es que todas estas nuevas experiencias me están dando la gasolina para contar mejores historias. O quizá es, simplemente, que me lo estoy pasando mejor que nunca y es muy fácil compartirlo!

En cualquier caso, hay muchas cosas buenas surgiendo de esta energía. Estoy escribiendo más aquí en el blog, lo cual es algo que echaba mucho de menos y disfruto enormemente. También me lo estoy pasando bomba compartiendo aventuras en Instagram, y haciendo nuevos amigos en nuestro nuevo grupo privado de Facebook, el Biogrupo.

Pero, sin duda, la carta ganadora de esta categoría es… ¡Mi nueva colaboración con Conservation Careers!

Hace años que quiero crear un curso para ayudar a mis lectores a encontrar su empleo soñado, pero es un trabajo tan enorme -y con tanta responsabilidad! - Siempre estoy haciendo mil cosas, y encontrar tiempo para montar un curso que merezca la pena es casi imposible!

La solución llegó cuando el Dr Nick Askew me ofreció colaborar con su “Kick-starter online training for Early Career Conservationists”!

Nick ha hecho ya todo el trabajo difícil: ha creado los videos, la plataforma, la estructura… Y yo sólo tengo que apoyar a los estudiantes con mi propia experiencia. ¡Es perfecto!

No recuerdo haber estado así de entusiasmado en años, y me muero de ganas de empezar a ayudar a todo el mundo a dar los primeros pasos de una carrera brillante en la conservación.

Así que...

¿Quieres que te ayude personalmente a encontrar trabajo en conservación? 

Tras 15 años llevando bioblogia.net y otros tantos trabajando en los principales sectores de la biología y la conservación, he conseguido varios superpoderes que podrían ayudarte a conseguir tu empleo soñado 😜

Y voy a compartir estos superpoderes a lo grande, colaborando con la web más enorme en el mundo de la conservación: Conservation Careers! Si quieres dejar de mandar CVs y empezar de una vez a trabajar (quizá haciendo cosas tan chulas como éstas)...

... Apúntate a nuestro curso online y compartiré contigo las mejores estrategias para conseguir tu primer empleo en conservación.

¡Las inscripciones están cerradas!


Si quieres saber más sobre este curso, y no perderte futuras ediciones y otras oportunidades, únete a nuestra lista de correo.

9 comentarios :

Gabriel Teotihuacano dijo...

oye eso me parece fascinante!! felicidades y claro que me interesa!

Jhonalex dijo...

Yo cristalizo proteínas, será que ya soy un caso perdido o tengo alguna esperanza..

María dijo...

Gracias, Fernando. Causalidad o no, leer hoy esta entrada es especialmente relevante para mí. Suerte con todo!

Fernando dijo...

Gracias Gabriel, Jhonalex y María! Me alegra que os pareciera interesante. ¡Nos vemos en el curso!

Unknown dijo...

Pero qué hermosas experiencias. Yo llevé un curso y un semestre de cristalización y cristalografía de proteínas, también es muy bonito; aun así voy a seguir luchando por conseguir mis sueños con fauna.

Unknown dijo...

Que experiencias tan geniales. Me interesa

Ivracoon dijo...

Me gustaría mucho tener experiencias así de inolvidables, pero no eh encontrado si quiera trabajo de bióloga en mi ciudad, eso es muy triste :'(

Juanma dijo...

Leyendo esta entrada creo que es lo que estoy haciendo, o intentando hacer, sin tener una definición, "mercenario de la biología". Acabo la carrera y quiero especializarme como biólogo marino, complicado, porque no consigo curros o voluntariados/prácticas con gastos pagos teniendo 0 experiencia y un título básico de buceo, pero como tengo experiencia de 9 meses con chimpancés sigo coqueteando con "jungle jobs". Viendo esa trayectoria tan diversa, crees que hago bien, manteniendome a caballo entre los 2, o debería centrarme al 100% en la biología marina?

Fernando dijo...

Ánimo a todos y a seguir disfrutando! @Juanma, la mejor estrategia al principio no es intentarlo todo a la vez, sino en serie. Prueba una cosa, si te gusta, profundiza, especialízate. Y después expande, aprende otra cosa... y de nuevo afianza. Alterna etapas de expansión y consolidación, esa es la clave. Más adelante, cuando tengas mucha experiencia en muchos campos, podrás cambiar más rápido y jugar a ser mercenario sin tener que ser pobre :P

Publicar un comentario

Find your job here