Cómo conseguir trabajo de biólogo en el trópico ~ Bioblogia.net

3 de julio de 2015

Cómo conseguir trabajo de biólogo en el trópico

Cómo conseguir trabajo de biólogo en el trópico


Hace unos días, un colega biólogo me envió a través de nuestra página de facebook una oferta de trabajo para publicarla en el blog.

Recibo muchas y variadas ofertas al cabo del día, pero ésta me llamó especialmente la atención. Era para un puesto de coordinador de investigación en una estación biológica de Costa Rica, a la orilla del Caribe.

¿Las funciones? Muchas y variadas, pero principalmente monitoreo de fauna y flora de la zona: muestreos de tortugas marinas, mamíferos, caimanes, censos de aves locales y migratorias...

No sé vosotros, pero si yo no tuviera trabajo actualmente, ¡me iría ahora mismo para allá!

Aunque, claro...

¿Qué se necesita para trabajar como biólogo en zonas tropicales? 


Quizá lo mejor sea preguntarle a alguien que haya conseguido ese trabajo antes...

Luis Fernández con tortuguita

Luis Manuel Fernández Porras es un joven biólogo de Trujillo (Cáceres, España) que, pocos meses después de terminar el máster, decidió lanzarse a la aventura biológica y se marchó a probar suerte a Costa Rica. 

El otro día tuvimos una interesantísima conversación sobre su experiencia, y decidimos que era imperativo compartirla en Bioblogia.net. Entre Luis y yo hemos resumido los puntos más importantes en esta “entrevista”, para que veas que es posible trabajar de lo que te gusta si pones empeño e ilusión.

¿Por qué te decidiste a estudiar biología?


El principal culpable de mi decisión de estudiar biología fue uno de los maestros de mi instituto.

Su nombre es Ricardo Basco, y su clase cambió por completo mi visión de la asignatura. Él es un apasionado de la biología y aplica ese entusiasmo cada día durante la clase.

En 1º de Bachillerato (en España, cuando los alumnos tienen 16 años), Ricardo dividió la clase en grupos y nos ayudó a desarrollar distintos proyectos de investigación a lo largo del curso.

Los mejores proyectos (además de mejores notas) consiguieron un premio especial: Asistir a un congreso científico.


¿En serio? ¿Ya en el instituto? ¿De congresos?

¡Sí, con 16 años! El proyecto de nuestro grupo estudiaba los microorganismos que intervienen en la descomposición, y con este proyecto conseguimos ir a un congreso de jóvenes investigadores organizado por el INJUVE (Instituto de la Juventud en España), a nivel autonómico.

Después fuimos a Málaga a un congreso a nivel nacional, y allí, gracias de nuevo a nuestro proyecto, ganamos una estancia en un centro de investigación del CSIC (el mayor organismo público de investigación de España) en Salamanca.

Esa estancia fue lo que me hizo decidirme por esa ciudad a la hora de estudiar la carrera. Así que me matriculé en Biología en la Universidad de Salamanca, en la rama de Biología Ambiental y de Sistemas.

¡Fantástico! Es tremendo el valor que tiene la motivación de un maestro...

La influencia que puede tener un buen maestro es enorme, y bueno, mi experiencia es la prueba. Pero por mucha ilusión que tenga un maestro de biología, si no tiene recursos puede ser muy difícil llevar a cabo un proyecto curricular tan enriquecedor como el que yo disfruté.

Así que, además hay que recordar la importancia de políticas públicas que apoyen la investigación en todos los niveles.

Gracias a esas políticas y a un buen profesor, claramente empezaste con ventaja: haciendo investigación, yendo a congresos... ¿Empezaste la carrera de biología con la investigación en mente?

Empecé con ventaja, pero eso también implicaba horas extra... Muchas tardes y algunos fines de semana los pasaba buscando muestras o en el instituto. ¡Pero disfrutaba mucho!

En principio, sí que tenía en la cabeza hacer algo más relacionado con el laboratorio, porque era lo que había experimentado y me gustaba. Pero, poco a poco, empecé a decantarme por la parte ambiental, aunque sí, siempre dentro de la investigación.

¿Qué hiciste al terminar la carrera?

Hice el máster: Biodiversidad: Conservación y Evolución (En la parte de biodiversidad animal) en la Universidad de Valencia. Mi proyecto consistía en el estudio de la maduración de un hábitat para la translocación de una población de galápago europeo (Emys orbicularis).


Estudiaba la evolución del ecosistema desde distintos puntos de vista (calidad del agua, comunidades de zooplancton y macroinvertebrados, vegetación, colonización por vertebrados…).

Una vez el hábitat estuvo lo suficientemente maduro, capturamos, medimos, marcamos y translocamos a los galápagos. Pudimos poner algunos radioemisores en algunos de ellos, por lo que estuve haciendo radioseguimiento también por un tiempo.

Gracias al proyecto de máster, una consultora ambiental (Plegadis S. L. Consultores), que había colaborado con el mismo grupo de investigación donde yo desarrollaba mi proyecto, me contrató por unos meses cuando terminé el máster.

El proyecto para el que me contrataron era un acuerdo entre WWF y Lafarge (una cementera francesa) para implementar unos planes de manejo de biodiversidad en sus canteras de España.

Cuando se terminó mi contrato, intentamos montar un proyecto en Ciudad Real para crear una reserva de galápago europeo. Pero como la financiación tardaba en llegar, empecé a buscar otras opciones.


Observando un río
Hora de buscar nuevos horizontes...

Fue entonces cuando te planteaste trabajar con tortugas marinas...

Mi ilusión era trabajar en los trópicos, y las tortugas marinas siempre me llamaron la atención. Como mi experiencia con el proyecto de máster era similar (por ejemplo, las medidas que se toman son las mismas para tortugas marinas y de agua dulce), pensé que podía tener alguna ventaja en ese tipo de ofertas.

Sin embargo, yo sabía que primero iba a tener que ir de voluntario, porque lo primero que te piden en todos los trabajos es que tengas experiencia trabajando en los trópicos. Así que empecé a responder a ofertas de voluntariado por todo el mundo. Mi única condición fue que, al menos, me dieran alojamiento y comida.

¿Cómo fue el proceso de búsqueda?¿Controlabas inglés ya entonces?

¡Qué va! jaja. Aún hoy el inglés sigue siendo probablemente mi punto más flojo. Aunque ha mejorado considerablemente. Me defendía, pero no fue hasta que estuve viviendo con gente de habla inglesa cuando empezó a mejorar.

Para la búsqueda en general tenía el CV traducido y una carta de presentación que voy cambiando dependiendo del trabajo al que vaya a aplicar. Y las referencias eran dos profesores de la Universidad de Valencia con los que trabajé durante el proyecto del máster (los más relacionados con lo que iba a aplicar) y mi jefe de la consultora.

¿Tardaste mucho en obtener respuestas? ¿Cómo fueron las entrevistas?

Una de las primeras respuestas vino de la Sea Turtle Conservancy (STC) en Tortuguero (Costa Rica), que es el proyecto más antiguo de tortugas marinas del mundo y una de las playas de anidación más importantes de tortuga verde (Chelonia mydas).
Me entrevistaron por Skype, en español. La entrevista fue sencilla, y probablemente lo que mayor impresión me causó es cuando me dijeron que tendría que andar unos 18km diarios por la playa...


Cuando me dijeron que me aceptaban, a finales de enero, dejé de buscar, y estuve colaborando con la consultora, terminando el trabajo hasta que marché a Costa Rica en marzo.

¿Cómo te sentiste cuando te confirmaron que te ibas para Costa Rica? ¿Cómo fueron el viaje y la llegada?

¡¡Pues me sentí en las nubes!! Desde la mitad de la carrera quería trabajar en conservación en América Latina y, por fin, ¡lo iba a conseguir!

La organización nos mandó una guía con toda la información necesaria, desde que llegas a San José hasta que llegas a la base y qué podíamos necesitar en nuestro tiempo allí. También tengo un buen amigo y compañero de la carrera que había estado en el mismo sitio al que yo iba, y entre la guía y el consejo de mi amigo hice mis planes y preparé mi mochila.

¡El viaje fue increíble! Era la primera vez que cruzaba el charco. El vuelo tenía una escala en Nueva York de 20h, que me dio para visitar la ciudad un poquillo y quitarme el acojone de irme al otro lado del mundo. El único problema es que era marzo, y en NYC hacía -3º y estaba nevando, pasé un frío....!

Ya en Costa Rica, estuve unos días en San José (que aproveché para visitar el volcán Poás, un parque nacional cercano) y conocí a algunos de los voluntarios que iban a estar conmigo.

El impresionante volcán Poás
Los primeros que conocí fueron un chico australiano y una chica estadounidense. Quedamos para cenar en un pequeño restaurante, al lado de una ventana en una calle donde llegan muchísimos autobuses urbanos (a parte de que San José es una ciudad muy ruidosa) y lo pasé fatal para entenderlos... Recuerdo que en esos momentos estaba pensando: “¿dónde me he metido?”

Tras esos días de turismo y relax nos fuimos ya para Tortuguero. El viaje es largo y emocionante. Hay que tomar dos buses. El primer bus atraviesa el parque nacional Braulio Carrillo, por lo que ya puedes empezar a disfrutar de los paisajes.

Después de los buses comienza la verdadera aventura: Hay que tomar un bote que recorre durante unos 45 min un rio estrecho en medio de la selva. ¡A los cinco minutos ya había visto un cocodrilo enorme! Y montones de aves, magníficos paisajes...


Los coordinadores (de campo y de educación ambiental) nos esperaban en Tortuguero. En cuanto bajamos del bote se presentaron, nos montamos en un nuevo bote (el de la organización) y nos fuimos a la estación biológica.

A partir de entonces, ya íbamos a tener que acostumbrarnos a la vida sobre el agua.  Aquí todo funciona con botes, no hay coches. ¡Es genial!

¿Cuánto tiempo estuviste trabajando de voluntario? ¿Cómo te las arreglabas económicamente?

Mi compromiso inicial fue por dos meses y medio. Con lo que gané trabajando para la consultora y algo que me quedaba del último año de beca del máster pude cubrir los gastos durante ese tiempo.

Sin mucho esfuerzo puedes estar allí sin gastarte nada. Yo gastaba un poco de dinero sólo en comprar algo de tabaco, batidos y alguna cerveza o una cena fuera con los compañeros de vez en cuando. Es difícil estimarlo, pero probablemente unos 10$ a la semana eran suficientes... Y creo que estoy tirando por lo alto.

Al final de mi periodo inicial, una persona que venía al turno siguiente se dio de baja, y la organización me ofreció quedarme otra temporada. El problema es que tenía que comprar un nuevo vuelo de vuelta, y eso era un desembolso importante. Para mí era una buena oportunidad y sabía que era una inversión de futuro, así que mis padres no dudaron en apoyarme.

white bats

¿Resultó ser una buena inversión? ¿Qué influencia crees que tuvo el voluntariado en tu éxito a la hora de encontrar trabajo?

Sin lugar a duda, el voluntariado fue una buena inversión. En concreto, esa nueva temporada me ayudó a ganar muchísima experiencia. En ese turno llegas a trabajar ¡hasta 15 tortugas en una noche!

En el voluntariado aprendí muchísimo sobre tortugas marinas. Es una organización en la que todo el que pasa por allí suele estar apasionado por las tortugas y algunos ya han trabajado en otros proyectos. La mayoría de las conversaciones giran en torno a eso y se aprende mucho.

Además, teníamos que entrenar a los voluntarios que llegan para periodos más cortos de tiempo en la biología de las tortugas y en los protocolos y éramos los responsables directos a pie de playa. ¡Todo esto en inglés! Ya que la mayoría de voluntarios son gringos, por lo que también aprendí mucho inglés (aunque como te he dicho sigue siendo el punto débil o uno de ellos =))

Conseguí mi trabajo actual por los contactos que hice durante el voluntariado, básicamente. Aunque creo que mi forma de ser y trabajar y mi experiencia también fueron determinantes. Conocí al responsable de un proyecto de tortugas en otra estación cercana que me habló de la posibilidad de hacer una entrevista para ese puesto. Y, por supuesto, ¡me entusiasmó la idea!

Después de la entrevista, la gerente de la estación me ofreció el puesto de "Research Coordinator & Assistant Manager". Era mucho mejor que el otro, porque trabajaría con más especies (la estación tiene proyectos de mamíferos, aves, caimanes, serpientes...), conllevaba más responsabilidad, era por más tiempo y se cobraba más. Aunque estaría sobre todo centrado en tortugas (porque era de lo que más experiencia tenía), pero aprendiendo de todos los demás.


¿Cuáles eran tus responsabilidades en el voluntariado? ¿Y en tu trabajo actual?

Dependiendo del día había distintos muestreos/actividades:
Censos: Muestreos matinales para registrar el número de nidos y medias lunas (salidas en falso) de la noche anterior.
Patrullas: Muestreos nocturnos para encontrar las tortugas, marcarlas, medirlas... y marcar los nidos.
Un día por semana,  íbamos al "Centro de visitantes", que es como un pequeño centro de interpretación para dar información a los turistas. También hacíamos actividades de educación ambiental en la guardería, en la escuela y el colegio.

En mi trabajo actual es más variado. Por ejemplo, tenemos tres muestreos de mamíferos a la semana, donde recorremos ciertos transectos buscando evidencias de mamíferos (huellas, principalmente); un muestreo de caimanes, donde recorremos el canal y registramos todos los caimanes que encontramos; censos de aves playeras dos días a la semana; muestreos de herpetos, donde cada serpiente que encontramos es capturada para, luego en la estación, identificarla, medirla y marcarla…

También supervisamos proyectos de investigación de estudiantes de diferentes universidades que vienen para realizar proyectos de investigación con diferentes taxones. Y hay un proyecto de educación ambiental y de refuerzo en la comunidad de San Francisco.

Marcaje y seguimiento de herpetos 

¿Cuáles son los mejores momentos?

Tengo muchísimos buenos momentos, es difícil escoger uno, pero podría resaltar: la primera vez que vi una tortuga baula (Dermochelys coriacea), ver una pareja de tortugas verdes copulando mientras una bandada de pelícanos vuelan por encima, cada muestreo de herpetos, especialmente cuando encontramos alguna terciopelo (Bothrops asper), ir conduciendo el bote y que un martín pescador (Megaceryle torquata, un gigante!) vaya volando por delante, subirme a un kayak y perderme en el canal...

¡Y este año y medio trabajando de biólogo ha sido de lo mejor de mi vida!
Es una estación en medio de la selva, con un canal justo delante. He estado haciendo muestreos de fenología de plantas; censos de mamíferos; censos de caimanes; capturando, midiendo y marcando serpientes...

Además, he seguido ampliando mi conocimiento de tortugas marinas, desarrollando mis propios proyectos de investigación (papers en preparación =) ), adquiriendo más experiencia en la coordinación de voluntarios (ya desde una posición de responsabilidad) y supervisando proyectos de investigación de estudiantes de biología...

Y, por supuesto, he aprendido a conducir botes!! =) =)

prácticas de rastreo con estudiantes


¿Y los momentos más difíciles?

Los peores momentos suelen estar relacionados con estar lejos de mi familia y mis amigos, por ejemplo, en acontecimientos importantes en los que no estás, eres el único que falta.
La comunicación con España es más o menos regular. Suelo hablar una vez a la semana con mi familia y esporádicamente con mis amigos.

Cuando estaba en la STC era más fácil, porque está en el pueblo y hay menos cortes de electricidad y tardan menos en arreglarse las cosas. Ahora que estamos más aislados todo toma un poco más de tiempo y las “condiciones climáticas” lo hacen todo un poco más complicado. Por ejemplo este domingo un rayo quemó el router y nos lo han arreglado el miércoles (y es un récord!!).

Y ahora mismo también tenemos la estación inundada. La primera vez es divertido llegar en kayak hasta dentro de la cocina y aparcarlo debajo de la mesa, pero yo ya he perdido la cuenta de cuántas veces ha pasado este año y es bastante incómodo...

cocodrilo en el agua
Imagina que de repente se te mete este amigo en la cocina...

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera un trabajo como éste?

Creo que uno de los más importantes es ser flexible y paciente en cualquier aspecto que puedas imaginar. No esperes el típico trabajo de 8h, constante y previsible (si no, ¡no sería biología!).

Aquí el horario puede cambiar hasta el último minuto. Por ejemplo, porque alguien se puso enfermo y no hay nadie más para cubrir algún muestreo. Puede que se caiga un palo sobre la línea eléctrica y te quedes sin electricidad (y por tanto sin agua, ya que tenemos una bomba para sacar el agua) por varios días. Y cosas así...

Pero al mismo tiempo, en cualquier momento,  puedes ver una de las tres especies de monos que hay en la zona en el jardín, lapas verdes o tucanes cruzando por encima de ti...

Bueno, y por último... ¿Dónde podemos encontrar un trabajo así?

Pues precisamente estamos buscando un coordinador de investigación en Caño Palma. La oferta se puede encontrar en esta dirección:
http://www.coterc.org/employment-opportunities.html 
O en el Facebook de la organización:
https://www.facebook.com/station.canopalma?fref=ts

Y si lo que quieres es obtener primero algo de experiencia, aquí es donde hice yo mi voluntariado con tortugas:
http://conserveturtles.org/

********************************

Para terminar, entre Luis y yo hemos resumido las ocho conclusiones más importantes que se pueden extrapolar de nuestra conversación:

Trabajar en conservación en el Trópico: 8 conclusiones

1. Empieza desde hoy mismo

¡Cuanto antes! Si aún estás en el instituto, esfuérzate y aprovecha las oportunidades que te den tus maestros. Es más, ¿por qué no les propones tú mismo alguna actividad? Pide a tus maestros que te lleven a la universidad, o a algún centro de investigación.

2. Asiste a congresos y conferencias

Si tienes la opción de ir a un congreso, ¡no la dejes pasar! Aprenderás cómo trabajan los profesionales de tu sector y te ayudará a decidir si ésta es realmente tu vocación. Los congresos pueden tener un valor enorme en muchos aspectos de la carrera de un biólogo.

3. Colabora en un grupo de investigación

Aunque Luis no lo hizo, los dos opinamos que colaborar en un grupo de investigación durante la carrera puede ser la plataforma de lanzamiento definitiva para tu futuro laboral.

4. Empieza YA a establecer relaciones profesionales

Los proyectos de fin de carrera y de máster son oportunidades de oro para hacer contactos. Probablemente, la posibilidad de hacer prácticas reales con empresas u organismos públicos sea lo más valioso de un máster.

5. Mejora tu inglés

Inglés, inglés, inglés... El español es cada vez más universal y, por suerte para nosotros, suele ser requerido en los trópicos, pero la ventaja definitiva sobre otros candidatos la consigues defendiéndote también en inglés.

6. Usa el voluntariado inteligentemente

El voluntariado te puede abrir muchas puertas laborales. Es una forma genial de conseguir experiencia y contactos. Elige organizaciones establecidas, de prestigio, y trata de contactar con antiguos voluntarios para evitar potenciales timos y/o pérdidas de tiempo. Busca ofertas de voluntariado que como mínimo cubran tus gastos, pero no descartes otras opciones si crees que pueden ser una buena inversión a largo plazo. Considéralo como un curso avanzado.

7. No seas un “especista”

Si tu ilusión es trabajar con gorilas, o tiburones blancos... Inténtalo con todas tus ganas, pero no te cierres puertas a ti mismo por ser demasiado selectivo. Gana experiencia con otras especies y usa esa experiencia para conseguir más tarde el trabajo de tus sueños. Por el camino puede que descubras que hay muchas otras especies/temas quizá no tan famosos, pero igual o más interesantes!

8. Practica tu flexibilidad

Sal fuera de tu zona de confort a menudo. Ve de acampada, viaja cuando y donde puedas, habla con desconocidos en idiomas nuevos. Duerme bajo las estrellas, vive micro-aventuras.

Los requisitos más comunes en las ofertas de trabajo para biólogos de campo suelen ser estos: Ser flexible, sociable, adaptable... y resistente a la humedad, los mosquitos y a las mochilas pesadas!

#####################################

¿Qué te parece? ¿Vas a intentarlo? Si tienes alguna pregunta u otras recomendaciones anímate y comparte tu opinión en los comentarios o en el Facebook.

Y si te has quedado con ganas de ver más fotos de Costa Rica, no te pierdas el álbum de Luis!




5 comentarios :

Manuela Sanchez dijo...

Gracias por compartir esta pequeña entrevista, es muy inspirador todo lo que se alcanza con esfuerzo y dedicación. Lo que todo biólogo querría. Mientras que algunos se resignan a lo que sea que encuentren rápido, otros van más allá de todo.Que alegría poder leer esto. Saludos y muchos éxitos más. :)

Fernando dijo...

Gracias a ti por tu comentario y por pasarte por aquí, Manuela. Ése es exactamente el espíritu: No quedarse en casa esperando. Si la oportunidad no viene a ti, habrá que salir a buscarla!

lamroc dijo...

Otras instituciones para hacer voluntariado??

Pedro dijo...

Muy interesante, precisamente el año pasado con unos amigos de la facultad hice un voluntariado parecido en Cabo Verde :)

La razón por la que comento, es precisamente por el punto "3.Colabora en un grupo de investigación". Desde que empecé la carrera hace dos años, ha sido imposible colaborar con nada (estudio en salamanca), pero este año estoy en Londres de erasmus,y ya estoy de voluntario un día a la semana en el NHM y he hablado con un profesor de ecología que dice que está encantado de llevar a alumnos a hacer muestreos al campo y tal... Creo que en España hay que mejorar bastante en ese aspecto, y facilitar un poco a la gente interesada colaborar en proyectos.

Un saludo y enhorabuena por el blog!!

Fernando dijo...

Gracias, Pedro. Qué buena oportunidad el erasmus en London, aprovecha! Es cierto que las posibilidades de colaborar dependen mucho del sitio. Lo importante es animarse a preguntar, aunque no se ofrezca nada oficialmente. Plantear un proyecto interesante como propia iniciativa puede abrir muchísimas puertas!

Publicar un comentario

Find your job here