46 técnicas y consejos para estudiar (y aprobar) la carrera de biología ~ Bioblogia.net

20 de junio de 2015

46 técnicas y consejos para estudiar (y aprobar) la carrera de biología

ideas y consejos para estudiar biologia

El otro día hablamos sobre las habilidades "extraescolares" que te pueden ayudar a encontrar un trabajo cuando termines la carrera. 

Son muy importantes, pero para que te den trabajo, primero necesitas un título de biólogo, así que también es prioritario desarrollar habilidades que te permitan estudiar mejor y más rápido.

Yo no fui mucho a clase durante la carrera. La pizarra la solía atisbar a través de una ventana, mientras monitoreaba nidos de gorrión común (Passer domesticus) desde lo alto de mi escalera.

Con este bagaje, quizás no soy el más indicado para dar consejos sobre cómo estudiar biología... 
Por otra parte, si conseguí aprobar todas las asignaturas sin asistir a la mayoría de las clases, ¡algún valor debe tener mi experiencia!

Así que aquí te dejo unos cuantos trucos e ideas. Algunos no pude utilizarlos cuando estudiaba biología (en el Medievo no disponíamos de internet en clase, y no tuve un portátil hasta que terminé de estudiar...), pero durante el máster y el doctorado me modernicé bastante.

Experimenta con estos consejos para ver cuáles te funcionan mejor a ti.
Todos somos distintos y, por ejemplo, a ti te pueden resultar más efectivos los métodos visuales, mientras que otras personas son más “de oído”.

¡Al ataque!

Algunas ideas generales

1. No hay atajos

La forma más segura y fácil de aprobar una asignatura es asistiendo a clase, aprendiendo y entendiendo un poquito cada día.

La principal razón por la que yo pude aprobar sin casi ir a clase fue porque tenía acceso a los mejores apuntes de mi promoción  (de nuevo, gracias, Marga!).

NO te recomiendo saltarte clases, pero si terminas haciéndolo, asegúrate de conseguir los mejores apuntes, idealmente combinando distintas fuentes.

2. El tiempo es tu más preciado tesoro

Si te estresabas en el instituto, prepárate...
Entre prácticas, clases, pruebas parciales y juergas universitarias no vas a tener tiempo ni para respirar. Es imperativo organizarse desde el primer día y optimizar al máximo tus horarios, tu forma de tomar notas y tus técnicas de estudio.

Y no te será fácil. 
Por primera vez en tu vida van a confiar en que tú mismo seas responsable y sepas organizarte, con libertad de horarios y asistencia voluntaria...  Y será horriblemente tentador quedarse en casa viendo series o jugando al Skyrim, en vez de ir a escuchar a la profe de Fisiología Vegetal hablar sobre cloroplastos.

3. Aprender está bien, pero lo primordial es terminar 

Y lo mejor es terminar cuanto antes. Por algo se llama “carrera”.

Si hay una optativa que te encanta, pero que no consigues aprobar (esto pasa), no te obceques con ella; sustitúyela por otra más fácil. Es más barato y productivo comprarse un libro o hacer un curso suelto sobre el tema cuando acabes. 

Además, muchos conceptos que aprenderás durante la carrera suelen estar un poco anticuados. Si algo te interesa de verdad y quieres estar a la última, ponte a trabajar con ello, por ejemplo colaborando en un grupo de investigación. Y termina cuanto antes la carrera para poder cobrar un sueldo y ser valorado como te mereces.

4. Las calificaciones no tienen por qué determinar tu futuro laboral, pero son importantes.

Es un poco como el dinero: dicen que no da la felicidad, pero sospecho que es más fácil ser feliz con la despensa llena y un Aston Martin en el garaje. Con buenas notas, tu futuro será más sencillo. Así que tómatelo en serio y araña cada punto, porque es ahora o nunca.

Además, hablando de dinero, con buenas notas te puedes ahorrar un pastón.
Por ejemplo, el grado (la carrera) de biología en España cuesta unos 5000 euros de media, unos 20.5 euros por crédito. Pero por cada matrícula de honor que consigas el curso anterior, ¡te ahorras el precio de esos créditos!

Por ej.: Una MdH en Estadística (Troncal, 6 créditos) el primer curso te ahorrará 120 eurazos en la matrícula del segundo año.

Por el contrario, cada vez que suspendas una asignatura, ¡el precio de cada crédito se puede llegar a doblar! Como ves, la presión selectiva por sacar buenas notas es enorme.


En clase

5. Haz nuevos amigos y contactos desde el primer día, también de cursos superiores

No te sientes siempre en clase con tus amigos del instituto, y esfuérzate en ser social. Empieza a crear tu valiosísima red de contactos... y ¡pásatelo en grande por el camino!

Además, Biología se supera mejor en equipo. Y tener amigos en cursos superiores es muy rentable, por ejemplo para el siguiente consejo:

6. Averigua cuanto antes el tipo de examen final que tendrá cada asignatura y consigue ejemplos de pruebas de otros años

¿Por qué ahora y no más tarde?
Porque la forma óptima de tomar apuntes es la que se adapta al tipo de examen.
Por ejemplo:

7. Si el examen final consiste en una prueba tipo test multi-respuesta, toma los apuntes de la asignatura en forma de frases cortas 

Escribe datos, respuestas a preguntas simples, o redacta en forma de definiciones:
“La mitocondria se encarga de la respiración celular”
“En las células eucariotas, el coeficiente de sedimentación de los ribosomas del citoplasma alcanza 80 S”
Y también...

8. Haz una lista de vocabulario para cada asignatura

Vas a flipar con los palabros que usamos en el gremio. Colecciónalos en listas para poder estudiar luego con tarjetas.

9. Usa mapas mentales

Para asignaturas con pruebas finales de respuesta larga, toma apuntes en forma de mapas mentales.
Tienes algunas herramientas e ideas aquí y aquí 

Intenta usar imágenes exageradas, absurdas o divertidas, para que te sea más sencillo recordar y asociar unos conceptos con otros.

10. Estudia tus apuntes al mismo tiempo que los tomas.

¿Cómo se hace eso? No siendo simplemente una impresora. Trata de entender lo que te están explicando al mismo tiempo que escribes. Piensa, relaciona conceptos, con ésa y otras asignaturas.

El objetivo es que al final de cada día seas capaz de explicar lo que aprendiste en clase a cualquiera, sin mirar los apuntes. Si haces esto a diario, sobresaliente garantizado.

11. Concéntrate al máximo, pero si no lo consigues , vete

Si no eres capaz de mantener la atención en una clase, estar allí es una pérdida de tiempo.

Consigue los apuntes de otra persona y dedica esa hora a estudiar en la biblioteca o a colaborar en un grupo de investigación. ¡Pero tampoco te rindas a la primera!

12. Pregunta, cuestiona, interésate

El momento para entender un concepto es ahora. Levanta la mano y habla. Que no dé miedo o vergüenza preguntar; esto ya no es el instituto. Ahora eres un adulto, hablando con otro adulto, en una habitación llena de adultos.

 ¡Empieza a parecer un profesional para llegar a convertirte en uno!

13. Si puedes, toma tus apuntes digitalmente (ordenador portátil, tableta con teclado...)

- Es más rápido y versátil que el bolígrafo o el lápiz.
- Se puede buscar en el texto.
- Se puede compartir y reenviar a todo tu grupo de estudio justo al terminar la clase.
- Todo el mundo entenderá tu letra.

¡No olvides hacer copias de seguridad cada día!

14. Escribe tus apuntes en Times o Arial

Esas fuentes se leen más rápido.

15. O en Dyslexie

Si sufres dislexia. Yo algo de eso debo tener...

16. Escribe y organiza tus apuntes en Evernote

Son los Apuntes 2.0. Todo organizado en cuadernos, con etiquetas para buscar e interrelacionar, se pueden adjuntar fotos, se puede trabajar en equipo...

17. Aumenta la velocidad del ratón o mousepad

Al máximo. Te acostumbras en un minuto. Un truco simple pero con potencial a largo plazo: Ahorras tiempo, distancia recorrida y quizá también te evites dolores de muñeca.

velocidad del raton

18. Usa atajos de teclado

Atajos en Windows 
Atajos en iOS 
Cuando trabajes en casa, imprímete los más útiles y déjalos a mano para ir aprendiendo. Trata de usar uno nuevo cada día y añádelo a tu arsenal.

19. Crea tus propias abreviaturas y añádelas al autocorrector

Para escribir en clase como el operador de Matrix.

Lo ideal es preparar las abreviaturas antes de la clase, pero también puedes ir creándolas según las vayas necesitando. Por ejemplo, si estáis hablando de coenzimas, puedes hacer que cada vez que pulses la letra "m" 3 veces, el auto corrector escriba "metionina adenosiltransferasa".
Hazlo así.

Foto by http://sickfuture.tumblr.com

20. Graba las clases en audio

La mayor ventaja de grabar las explicaciones del profesor es que te permite atender con el 100% de tu concentración. Pide permiso antes, pero casi seguro que no te pondrán ningún problema.

De hecho, les encantará ver tu mirada directa y atenta, mientras el resto de la clase mira hacia abajo escribiendo a toda velocidad. Lo mismo hasta ligas.

21. Powerpoints

Si el profesor os pasa la presentación en un archivo antes de la clase, toma las notas en el mismo powerpoint.

Repasa luego explicándole la clase a tu sufrido compañero de piso o a tu paciente osito de peluche, presentando desde la vista del moderador. Hazlo así.

Si el profe os pasa el archivo después de clase, escribe el número de cada diapositiva junto a cada explicación, para poder colocar luego tus notas junto a las diapositivas.

22. Intercala notas divertidas en tus apuntes

Luego es más fácil recordar esas secciones al estudiar. Con cuidado para que no te lleve a confusión y acabes contando bromas en el examen.

23. Recopila las posibles preguntas de examen durante las clases

Si el profe se toma la molestia de escribir algo en la pizarra, cuenta con ello en la prueba final. Lo mismo si repite algo varias veces.

Guarda cada potencial pregunta para luego elaborar tu “apuesta de examen”.

Estudiando

24. Practica el paseo de Darwin después de clase

Darwin daba tres paseos al día por su famoso “Sandwalk” y muchos opinan que era durante estos paseos cuando Darwin “unía los puntos” y generaba las ideas que terminarían por revolucionar la biología.
Cuando yo estudiaba la carrera, mi casa estaba a 5 km de la facultad y muchos días iba y venía andando. Sin embargo, yo nunca he revolucionado nada, probablemente porque durante mis paseos diarios me dedicaba a pensar en chicas en vez de en Ciencia.
¡Pero quizá tú sí estás a tiempo!

Dedica la vuelta a casa cada día en repasar, mentalmente o charlando con algún compañero, las clases del día. Quién sabe, ¡quizá termines por publicar el nuevo Origen de las Especies!

Seguro que Darwin también pensaba en sus líos de faldas paseando por aquí

25. Prepara tus prácticas con antelación

Las prácticas suelen ser sencillas, simples y, normalmente, son hasta divertidas (Al fin y al cabo, para esto has venido aquí ¿no?). El mayor problema de las prácticas es el tiempo que te quitan. Hay días que tendrás que comer por el pasillo, corriendo de una práctica a otra con agar en los bolsillos.

Si puedes, prepáralas de antemano. Está todo en internet, echa un vistazo unos días antes y, aparte de entenderlo todo mejor, con algo de suerte podrás terminar antes.

26. Estudia con tarjetas flash

¿Prueba final tipo test? Si tomaste tus apuntes en forma de frases cortas, o hiciste listas de vocabulario, es la hora de hacer tarjetas. Ya sabes, escribes la pregunta por un lado, y la respuesta por el otro.
Y si no entiendes tu propia letra, como me pasa a mí, ¡usa la tecnología!


Si tomaste los apuntes con Evernote, y tienes una tableta, puedes usar Evernote Peek

El verano pasado estuve trabajando unos días en la costa oeste de Suecia, ayudando con las prácticas de la universidad, y usé este sistema para aprenderme los nombres de los peces (en sueco, inglés y latín!).
evernote
Mina fiskar.

Por supuesto, ahora ya no me acuerdo de nada... ¿Qué significa esto? Que como no repasemos a menudo, suspenderemos.

27. Optimiza tus habilidades de lectura

Para muchas asignaturas tendrás que leer larguísimos textos, encontrar datos relevantes entre montañas de bibliografía, y comprender y memorizar enormes cantidades de conceptos.
Y todo ello en muy poco tiempo. 

Para conseguir estas proezas, puedes empezar a entrenar tu velocidad de lectura usando estas técnicas:

  • Usa un dedo o un lápiz para guiar tu vista por el texto.
  • No pronuncies lo que lees (ni con la boca, ni con la mente).
  • Aprende a mover tus ojos por la línea de texto a saltos cada vez más grandes
  • Utiliza (de nuevo) tecnología, por ej.: Usa Spritz  o Spreeder.

El principal objetivo de casi todas estas técnicas y programas es aprender a mover tus ojos cada vez menos y conseguir más visión periférica.

Pero de nada sirve leer muy rápido si no entiendes lo que lees, así que..

28. Aumenta tu concentración usando música, tapones o ruido blanco

A algunos les gusta estudiar con música. Dicen que escuchando Mozart hasta te vuelves más inteligente.
Mi experiencia personal es que me concentro mejor en completo silencio y por eso suelo usar tapones de oídos, o auriculares sin sonido. Excepto una noche que me dio por estudiar (creo que para Bioquímica) con un cd de los Bee Gees e inexplicablemente me ayudó a concentrarme como nunca.

Si estás en un lugar con ruido molesto, puedes probar a bloquearlo a base de un ruido blanco uniforme, que dicen mejora la concentración.

Un estudio reciente sugiere que un ruido ambiente moderado podría mejorar la creatividad (aunque al mismo tiempo, empeora la concentración). Si necesitas impulsar tu creatividad, prueba esta web y su exquisita selección de ruidos de cafeterías y restaurantes.


bee gees
Aún no me lo explico

29. Café para concentrarte. Una cervecita para la creatividad y la resolución de problemas

No lo digo yo, lo dice la Ciencia.

30. Bloquea distracciones

Escapa de la procrastinación y ponte a trabajar en lo que importa.

31. Ejercita tu fuerza de voluntad con la técnica pomodoro

1 Pon en marcha un cronómetro y trabaja intensivamente durante 25 minutos ininterrumpidos.
2 A los 25 minutos, para el crono, apúntate “un pomodoro” y descansa 5 min.
3 Vuelve a poner en marcha el cronómetro y  trabaja otros 25 min.
4 Cuando acumules “4 pomodoros” puedes descansar 20 minutos.

Como sé que eres un poco friki, aquí tienes una pomodoro-web.

32. Grábate leyendo tus propios apuntes

Esto puedes hacerlo tanto si grabaste la clase como si no. Como de todas formas tienes que leer los apuntes, aprovecha para hacerlo en voz alta y guárdatelo en un mp3 para escucharlo en viajes, durante tareas domésticas o cuando habla tu amigo el pesado.

A mí me vino genial para aprobar Microbiología. Escuchaba las lecciones (en un histórico walkman con cintas de 90 y pilas AA!!) mientras hacía observaciones de cebas en nidos de golondrina.

No leas en mono-tono. Declama cual Shakespeare, introduce chistes, canta... Así te será muchísimo más fácil recordar esas secciones. También puedes poner una lista de música conocida de fondo, y así asociarás conceptos con las canciones que ya conoces.

Repartir distintas secciones entre compañeros para que sea más fácil y divertido (y así no tienes que escuchar sólo tu voz, que suena taaan rara).

Para que te dé tiempo a repasar todo antes del examen, puedes acelerar un poquito la reproducción (por ejemplo con audacity)

Vas a ver qué risa cuando Alvin y las Ardillas te expliquen Ecología de Poblaciones.

33. Combina rutinas, posters y mnemotecnias para memorizar imposibles

Para el ciclo de Krebs  yo tuve un póster al lado de la cama durante un mes, y lo miraba con odio cada mañana. También creo recordar que el Bichólogo y yo le hicimos una canción... (cómo era??).

Y, por supuesto, montones de asociaciones mnemotécnicas (No sé si ahora sería capaz de hacer una integral, pero nunca olvidaré el “Un Día Vi Un Valiente Soldadito Vestido De Uniforme”)

La versión de la vaca (por Luis Aros Illanes)
Actualización: Échale un ojo a esta técnica taquigráfica para estudiar bioquímica!

34. ¿Sólo te activas bajo presión? Compra un calendario enorme

Plántalo sobre el televisor y apunta las fechas de los exámenes con colores y exclamaciones. Cuenta los días. Sufre. Aterrorízate. Y empieza a estudiar.

35. Los días antes del examen intenta dormir bien (¡mínimo 6 horas!)

Usa unos tapones y un antifaz y te quedarás frito. Café sólo hasta las 14.

Hay que descansar, pero prueba a estudiar una parte pequeña justo antes de dormir para que tu cerebro la asimile durante el sueño.

36. Evita los nervios

Los días antes del examen, ínflate a nueces, pescado, aceite de oliva y cualquier cosa que tenga ácidos grasos Omega-3 y Omega-6. Toma té verde, masca chicle, medita, haz yoga, escribe, acaricia a tu mascota, a tu compañero de piso, a ti mismo...

Pero recuerda que lo mejor para no ponerse nervioso en un examen es ir preparado y con confianza.

La prueba final

37. Llega con tiempo al examen

Verás qué risa con los inesperados cambios de aula...

38. Lee dos veces (o mejor 3) el enunciado de los problemas antes de responder

Haz un esquema junto a la pregunta para aclararte.
Y así, también, si resulta que lo has entendido mal, el profe puede darte algún puntillo si se da cuenta de que al menos has resuelto algo, aunque no sea lo que te haya pedido.

39. ¡No te olvides de poner las unidades!

Debo haber perdido tantos puntos a causa de ese despiste...

Añádelo a un recordatorio tipo checklist detrás de la hoja del examen y repásalo al terminar:
- Unidades! - Repasar la pregunta 3!

40. Cuidado con los enunciados negativos en las tipo test

“Cuáles de las siguientes no son estructuras de la célula vegetal”
Estas preguntas son las más peligrosas. 
Para responderlas, pon V o F (verdadera o falsa) junto a cada respuesta y selecciona la F.

41. Adivina las respuestas metódicamente

Lee atentamente todas las respuestas posibles antes de decidirte. Ve tachando las que sabes que son erróneas para ir acorralando la(s) respuesta(s) correcta(s).

Si no sabes la respuesta, búscala en el enunciado de alguna otra pregunta. 

Ante la duda más absoluta, "todas las anteriores" y "ninguna de las anteriores" son estadísticamente más probables, "nunca" y "siempre" tienden a ser falsas, y las respuestas más largas y complicadas suelen ser "respuestas cebo".
De todas formas, cuidado en los tests con puntuación negativa para las respuestas erróneas!

42. Confía en las primeras impresiones

Está demostrado que si no estás seguro de la respuesta, la primera que selecciones suele ser la mejor opción.

Aunque tampoco es una norma sagrada, así que si algo te dice que debes cambiar la opción, hazlo sin pensar mucho en Murphy.

43. Responde primero las preguntas más fáciles

Sobre todo en los exámenes de respuesta larga. Te dará confianza y te sirve para ir afinando la escritura. Y es mejor que si no te da tiempo a responder todas las preguntas, las que te queden sean las peor preparadas.

¡Pero trata de responder algo en todas! Hay que conseguir esos puntillos.

44. Las comparaciones son odiosas...

Pero así funciona muchas veces “el reparto de calificaciones” en la universidad. Y es que tu nota va a depender a menudo de lo bien o mal que lo hagan tus compañeros en el examen. 

Así que trata de rascar todo lo que puedas en esas preguntas que ni te suenan, para destacar más.
Y por cierto, ¡las matrículas de honor son limitadas!


Sólo hay sitio para uno en el Trono de Hierro (by markturnerimages)


45. Evita quedarte sin tiempo

Mira la hora y divide el tiempo entre preguntas, dejando algo más de tiempo para las difíciles, y sólo un poquito para escribir algo imaginativo en las imposibles.

De todas formas, el límite de tiempo suele ser bastante generoso en la universidad, y normalmente serán el hambre o la desesperación lo que te obligue a entregar el examen.

46. Pide ayuda si te quedas en blanco en alguna pregunta

Si no se te ocurre nada, pregunta al profesor algo remotamente relacionado y busca pistas en su respuesta.

Algunos profesores puede que hasta recuerden haberte visto muchas tardes en el laboratorio, centrifugando plasma de golondrina hasta las tantas, y es posible que se apiaden de ti y te señalen la respuesta correcta con el boli... O no.


46+1. Celebra pase lo que pase


¿Salió bien? ¡Genial! Disfruta de la sensación y úsala para catapultar tu motivación para el siguiente examen.

¿Salió mal? Brinda hoy por la libertad, y mañana apunta en tu calendario la fecha de la siguiente convocatoria.

De cualquier manera, ahora es el momento de relajarse un ratito y celebrar tu esfuerzo. 


Party time!

Espero haberte dado algunas ideas útiles. Probablemente conocías muchas de ellas, ¡y seguramente sepas algunas mucho mejores!

Si las compartes en los comentarios, podemos ir actualizando la lista entre todos (pero muy ilegales no, por favor).

Por ejemplo, ¿qué recomendarías hacer después del examen?

¡Mucha suerte y ánimos en la próxima convocatoria!


12 comentarios :

Aifos Zenémij Seyer dijo...

Valla que si estoy fascinada con las recomendaciones dichas en el texto!!
Gracias
Sofía

Fernando dijo...

Gracias a ti por tu comentario, Sofía! Un placer poder echar una mano :)

Wilson Ramos dijo...

Gracias son de utilidad

Fernando dijo...

Me alegro, Wilson, gracias!

Julia dijo...

Estudio Bioquímica, pero creo que esto me va a ayudar un monton!! Muchas gracias :)

Fernando dijo...

A ti por pasarte por aquí, Julia!

Eyson CC dijo...

Esto me ayudará bastante! Gracias

OSVALDO dijo...

ESTO ME AYUDARA A LLEGAR AL EXITO! GRACIAS SERA DE BASTANTE AYUDA AUN QUE ME GUSTARIA QUE ME ORIENTARA MAS PROFESIONALMENTE

Ariana dijo...

Algunas cosas ya las aplicaba, pero muchas otras se ven útiles!! gracias por la data! Y para después de rendir un final... dormir!! jajaja, aunque salir a festejar es mi segunda opción :p

Fernando dijo...

jajaja, claro Ariana! Eso es porque no aplicaste la 35! ;P

Rowens cristancho dijo...

Wow si hubiese sabido todo esto en mi carrera mis notas hubiesen volado

Jarvis Degrande dijo...

I like the valuable information you provide to your articles. I will bookmark your blog and take a look at once more here regularly. I am quite sure I will learn lots of new stuff right right here! Good luck for the next!

Publicar un comentario

Find your job here